ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JORSUEDE

Rodrigo:

El terreno de Retiro no solo estaba usurpado para un emprendimiento gastronómico y para que ese tipo se ponga su taller.

Este señor hace ya varios años consideraba que el terreno era como de él y podía hacer lo que quisiese.
Y qué hizo?

Se montó un parte de mega carteles con espectaculares columnas para publicidad. Y son las que se ven desde la autopista. Se identifican sus carteles ya que en las columnas aparecen con un toque de “arte”: unas hormigas de metal que hacen como que trepan al mismo.

Alquilar esos carteles (siempre se exhibió allí publicidad de afamadas marcas) sale una fortuna y ese dinero iba al bolsillo de ese ocupa ya que explotaba y hacía lo que se le cantaba las pelotas en “su” territorio.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON LEONOR SILVESTRI