ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE WISLY

Finalmente, la operadora low cost Luis Corbacho se tuvo que comer los mocos con su defensa de los test chinos que resultaron defectuosos. En el tweet que debió borrar se jactó de que novio estuvo a cargo del envío e incluso pidió que el periodista que criticó la medida se retractara y hasta acusó burlonamente de ‘mala praxis’ periodística.

Cabe recordar que los test rápidos sólo tendrían un acierto del 20%. Indefendibles.
La compra de los test de la cuestionada marca Livzon la habría costado a la Argentina 700 mil dólares que habría “abonado” Petroquímica Cuyo tras una recomendación/’apriete’ de la embajada argentina en China. A esto habría que sumarle los costos logísticos de Aerolíneas Argentinas. Todo turbio.

Incompetentes caros nos resultaron los albertistas.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA