ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SR.FEUDAL

Que Nik haga lo que hace como “Si producis basura, la gente se la va a comer y va a repetir el plato”; me lleva a pensar que lo que no se le perdona en realidad es que él haya sabido sacar provecho de su agudeza de percepción…. Nik escaneó y diagnosticó muy bien a una clientela muy bien definida, lector pacato de La Nación que se la da de intelectual y crítico pero que sólo puede exhibir la aspiracionalidad de pertenencia.

Si Nik plagia, es porque sabe que su clientela destinataria no hace sinapsis relacional con la creación original, y así sigue riéndose de la boludez de su clientela. (presentame algún lector de La Nación que tenga un mínimo criterio personal y no sólo una cadencia de opinión repetitiva)…. es más, pensándolo bien, usa el mismo mecanismo de observación de la realidad que sus lectores, COPIA, NO ELABORA, y tengamos en cuenta que la media de toda relación cultural comercial está basada en el magnetismo implícito de autoconfirmación de la posición ideológica propia.

Ergo, no le hechemos la culpa al chancho sino a quien le da de comer, en este caso, una población muy poco atocrítica, pues sin autocrítica no se puede abordar la crítica constructiva de un otro.

Por contraposición, esto últimoes lo que nos ¨magnetiza” con Rodrigo: él expuso sus mayores autocríticas en el blog, por lo que se torna en un sujeto con autoridad para criticar coherentemente a otro (no le entran balas, bah!) , y muchos hemos transitado por similares caminos de autoconocimiento.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON Leonor Silvestri