ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ALA DELTA

Jorge Tchomlekdjoglou (padre) era dueño de la textil Primotex. Gracias a su amistad con la familia Onassis y vía un préstamo recibido por parte de ésta, accede a la presidencia (y ser socio mayoritario) de la textil Castelar.

En realidad, Castelar era un grupo de empresas (no solo la textil) y establecen sus oficinas por la calle Alsina (Capital Federal), mientras que la textil se afinca en la zona de Morón, sobre la avenida Zeballos.
La planta de Castelar empleaba alrededor de 1000 personas y se dividía en 3 sectores productivos: hilandería, tejeduría y estampado. Es decir que entraba algodón y salía tela lista para ser usada en la confección.

El algodón provenía de la planta Mides que había sido establecida en el Chaco. Acá es donde empieza a aparecer la figura de su gerente general: el pseudo-ingeniero Blumberg.

Luego de la muerte de Tchomlekdjoglou quedan a cargo del grupo sus 2 hijos: Jorge y Marina.
Jorge (h) era quien dirigía el grupo desde las oficinas de Alsina, y Marina, casada con Dodero, se dedicaba las relaciones públicas.

Aclaración: los Dodero no formaban parte de la empresa (se dedicaban a los astilleros) mientras que sí habían otras familias griegas en el grupo (Fountotos, Glinatsis y otras más).

Siempre se relacionó a Cristina Onassis con Jorge (h) (se habló de que en esa última visita venía para casarse con él), pero la realidad era que ésta era muuuy amiga de Marina.

Lo sucedido en el Tortugas fue muy turbio. Se habló de sustancias, de excesos, de aprietos al fiscal que investigó en ese entonces… En fin, nunca se esclareció nada.

A fines de los 80´s es cuando comienza la debacle. Ahí es cuando Jorge (h) decide traer a Blumberg a Alsina y dejarlo al frente de la gerencia general.

A partir de ahí se viene el final. Autoquiebra, vacío empresarial, hiperinflación, políticas gubernamentales (Alfonsín, Menem), etc, etc. Pero la única realidad es que más de 1000 personas entre operarios y empleados quedaron en la calle.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON Leonor Silvestri