ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JUAN

Hay responsabilidades compartidas entre:

A) Los médicos venezolanos que ejercían la medicina sin habilitación.
B) Los empleados que a sabiendas de estar poniendo en riesgo la salud de los pacientes, se callaban la boca a cambio de un sueldo.
C) Finalmente, el poder político que lo respaldaba y permitía que todo eso ocurriera.

Los arribistas como este pibe me dan asco. Participo en cada una de las actividades delictivas de la clínica y denuncia apenas un día después de que Mulberger perdiera el respaldo político y su clínica fuera allanada. Mientras tanto, accedía a ponerle gotas de clonazepam al té y cobrar 800 dolares un suero que sabia era de supradin… ¿Le damos una medalla a la valentía por querer limpiarse la cola y no querer verse demasiado salpicado? Por favor…

Porque si vamos a exculpar a los empleados por estar abajo en la esquema de jerarquía, entonces también exculpemos a los narcotraficantes. Al fin y al cabo, ellos solo cumplían ordenes de Pablo Escobar…

El pibe debió ponerse un abogado y callarse la boca. No pasearse por todos los programas a reclamar sus 15 minutos de fama.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON Leonor Silvestri