ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE INFOGARCH

Un centro especializado en yoga fué clausurado por personal de habilitaciones de la municipalidad debido a la queja de los vecinos respecto de la higiene del lugar. Si bien en principio el local tenía la habilitación en regla, hubo modificaciones edilicias que “tapiaron” algunas ventanas, lo que provocó que el lugar carezca de una correcta ventilación, que sugía por el hueco del asensor: -“Sabías que habia empezado la clase en el primer piso porque el perro se ponia a ladrar a la rendija de la puerta. Cuando venia el ascensor, éste actuaba de émbolo y te largaba el baho de cachufleta a presion por el hueco. Te hacía saltar las lágrimas.”- comentó una vecina del piso 13 del edificio.

Según consta en el expediente de clausura, en el expediente, en el lugar se enseñaba además de yoga, una disciplina llamada “cuntfarting” que no es otra cosa que la expulsión repentina de gases a travez de la argolla, una actividad que se ha puesto de moda en lus últimos meses: -“Ponían la música a los pedos y se sentia olor a vino. No entiendo mucho de esto, pero  creo que en yoga no se escabia. Parecía mas un puterio que otra cosa, es una alegría que lo hayan cerrado. Además se llenaba de minas y mi marido es muy pajero.”- comentó otra vecina del edificio.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA