ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE MORENO

La carrera de tenista en muchos casos es muy difícil de sobrellevar.

Hace pocos días Guillermo Pérez Roldán confesó el maltrato físico y psicológico que sufrieron por parte de su padre y entrenador él y su hermana.

Dijo que ni siquiera disfrutaba ganar un partido sino que sentía alivio. Si perdía lo encerraba en un cuarto a las piñas y cinturonazos. También lo estafaba económicamente.

Arantxa Sánchez Vicario rompió con su familia y hasta fueron a juicio por temas de dinero.

Gabriela se retiró muy joven de la actividad y nunca negó que fue un desahogo. Es claro que fue el sostén económico de toda la familia que seguramente ejerció presión para que su carrera fuera más larga y exitosa.

Tuvo que soportar a la prensa indiscreta y agraviante argentina que de un día para el otro ubica a un deportista como “La torre de Tandil” en el triunfo o a Del Potro a secas en la derrota.

Con una personalidad introvertida hizo muchísimo! enfrentó rivales en estadios repletos. Llegó a lo más alto que ninguna mujer llegó en el tenis local. Y no se casó con un hombre y tuvo hijos, candidatos no le hubiesen faltado, y eso sí sería enclosetamiento.
Ya no quiere más lola!

Vive tranquila con su mujer a la que no oculta pero de la que tampoco habla públicamente. Debe tener sus fobias. Y eso va más allá de lo injusta o despiadada que pueda ser nuestra sociedad en aceptar, rechazar o naturalizar la homosexualidad.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA