ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JUAN

Las opiniones de Susana siempre se basaron en el ombliguismo y a ella poco le importaba si Menem era peronista, neoliberal o rosista.

Susana fue partidaria a Menem, porque gracias a la ley de convertibilidad ella logro acumular la fortuna que hoy ostenta, facturando un millón de dolares por programa.

Justamente, fueron estas políticas las responsables del aumento de la pobreza, el desempleo y el cierre de innumerables empresas argentinas,

Y mientras todo esto ocurría, mientras millones de argentinos perdían la empresa, el trabajo y la casa a causa de estas políticas, Susana iba a las subastas de Christies a ofrecer 900 mil dolares por el broche de Eva Peron, porque a ella esto le parecía natural. A esta actriz mediocre e intrascendental que se mostraba en tanga al lado del gordo Porcel, le resultaba natural pujar contra el sultán de Brunei.

¿Ella que se creyó? ¿Que era Oprah? ¿Que era Liz Taylor? ¿En verdad se creyó que le daba el piné para facturar como una diva de Hollywood? Por favor… Si Susana es rica, lo es gracias al derroche desmedido que tanto le critica al “populismo”. Si tuviera un mínimo de decencia, debería callarse la boca y disfrutar de sus millones en silencio.

Susana debería empezar a agradecer el haber nacido en un país bananero, porque créeme, si este país no fuera bananero, ella hoy estaría cobrando la jubilación mínima.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA