ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE MIGUEL

Uff como empezar. Recuerdo haber estado siguiendo el caso Maldonado en redes sociales allá por el año 2017 si mal no recuerdo. Hasta esa fecha nunca había sabido como era una mujer peronista en la oposición, ya que el gobierno de Kirchner había estado en el poder durante 12 años.

Yo intuía que perder el poder a todos puede ponerlos un poco agresivos, pero lo que vi en ese caso fue demasiado. Mujeres que personalmente otrora habían sido sumamente simpáticas, se habían convertido en un demonio que exudaba agresividad en cada posteo. Ademas, en muchas esa agresividad ya total y definitivamente disparada no se circunscribía solo a redes sociales, llegando algunas incluso a teñir de oscuridad toda su vida, y a tener desde mi punto de vista que necesitar ayuda psicológica por el daño que se producían de tanto rabiar.

Recuerdo haber visto muchas pulular con un evidente síndrome de abstinencia, solo comparable en lo potente al que se le produce a un fumador cuando se queda sin cigarrillos.

Era tal el despliegue de agresividad, que había llegado al punto de generarme la pregunta de quienes eran realmente ellas: las mujeres que había conocido unos años antes o éstas totalmente sacadas y violentadas.

Hoy, con la desaparición forzada y el asesinato de Espinoza a manos de la policía de Manzur, y el silencio casi atroz, si ya se hay gente que reclama desde la izquierda pero es el 5 por ciento y la agresividad es en nada comparable, acabo de confirmar que lo que las volvía violentas al punto de la autoflagelación era el ansia de poder. Acabo de confirmar que esa analogía que hacía internamente en mi mente entre ellas y gollum del señor de los anillos era correcta. Las mujeres peronistas eran smeagol, el anillo era el poder, el ansia de recuperarlo las había transformado en gollum, y estaban dispuestas a hacer lo que sea para recuperarlo. Que triste. You know, just a thought.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA LA VILLA AZUL