ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

La OMS es como la ONU, o los pedagogos al sistema educativo: organismos que nunca ejercieron ni vivieron aquello de lo que hablan a viva voz. La OMS anuncia cosas y luego se contradice. Entendiendo que se enfrenta a una pandemia de nuevas características, eso puede perdonarse. En lo personal, dejé de darle peso a lo que dicen en cuanto dijeron que tomar alcohol te hacía más propenso a adquirir el nuevo bicho.

Amigo, vos no me vas a venir a evangelizar sin pruebas ni fuentes. Mi escabio no lo tocás (?).

Otro tema es el asunto vacunación. Cuando aparece la palabra “vacuna” en algún artículo sobre la pandemia, leo comentaristas que ni siquiera cuestionan qué es vacunarse, y dan por sentado que cuando haya vacuna la consumirán.

Aclaro que no soy anti-vacunas, ni terraplanista, ni descreo de la ciencia. Pero, ¿tan pasivxs aceptaremos una vacuna? ¿Tan así?

También entiendo que no quedará otra, y será obligatorio. Ya se habla que adjunto a tu pasaporte, cuando se pueda viajar y exista vacuna para esto, será obligatorio estar vacunado para egresar e ingresar de países. Por ende, eso también puede extenderse al mundo del trabajo: tener un certificado de vacunación al día, contra el virus de turno, lo cual implica un sesgo clasista y de manipulación biológica.

Repito, no soy anti-vacunas, pero si al menos nos obligarán a modificar nuestros cuerpos, mínimamente cuestionar un par de cosas…

¿Posta, habrá una vacuna para tooooodas las cepas distintas que hay en el planeta? ¿Un modelo de dosis que neutralice todas sus posibilidades? ¿Y qué pasa cuando mute, sale otra vacunada masiva?

¿Te gusta que te vacunen, aunque no entiendas con qué?

Tanta biopolítica seguida me va a hacer mal…

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA LA NUEVA NORMALIDAD