Los británicos se han tomado a broma la nueva norma del gobierno británico que pretende disuadir a la gente de pasar la noche fuera de su domicilio en compañía de una o más personas o lo que en general se ha interpretado como tener relaciones sexuales con personas con las que no se convive.

La ya conocida como sex ban (prohibición sexual) forma parte de la actualización del paquete de directrices de comportamiento aprobado el pasado lunes por parte del Ejecutivo conservador con la que se pretende evitar la propagación del coronavirus en el Reino Unido. El objetivo principal de la medida es garantizar la salud de la población en el país más castigado por la pandemia en Europa, con casi 40.000 muertes y cerca de 280.000 contagios.

Según unos cambios que el Gobierno de Boris Johnson introdujo este lunes a la normativa sobre la pandemia, ninguna persona puede participar en una reunión que tenga lugar en un lugar público o privado en interior y que consista de dos o más personas, algo que los medios de comunicación sensacionalistas del país calificaron como “prohibir echar un polvo”.

“De lo que se trata es de asegurarnos de que la gente no pase la noche fuera de su casa”, apuntó el secretario de Vivienda, Simon Clarke a la radio LBC, cuando se le preguntó sobre la prohibición.

Al preguntársele si las reglas permitían a las parejas copular al aire libre, Clarke se rió y dijo: “Es justo decir que el riesgo de transmisión del coronavirus es mucho menor al aire libre que en interior, pero obviamente no animamos a la gente a hacer algo así al aire libre en este momento ni en ningún otro”.

La medida ha sido objeto de la sorna en las redes sociales, donde la etiqueta #sexban se convirtió en tendencia a principios de semana. Algunos apuntaban a la vida personal poco ortodoxa de Johnson, mientras que otros señalaban la violación de las normas de confinamiento del principal asesor del primer ministro, Dominic Cummings.

El diputado conservador Tobias Ellwood dijo a ITV que la medida parecía absurda. “Me complace decir que es ridícula”, señaló. De hecho, algunos usuarios cuestionaron además su cumplimiento. ”¿Hay un ‘cuerpo de seguridad sexual’ especial que asegure que todos cumplan la #sexban?”, dijo una tal Jen Wood en Twitter. “¿Tocarán en las ventanas y enviarán drones o algo así?”, añadió.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA