ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘TIMING POLITICO’

Los inicios profesionales de Federico Otermín fueron en el ámbito de los medios de comunicación, trabajando en el diario Clarín y desempeñándose en la productora Cuatro Cabezas. Allí es donde conoce a Martín Insaurralde quien lo convocó para trabajar en el Municipio de Lomas de Zamora, en el cargo de Secretario de Cultura y Comunicación.

La creciente figura e influencia, fue abismal. Años después, Federico Otermín asumió como diputado de la provincia de Buenos Aires, en donde percibe un sueldo de 213 mil pesos por mes.

Lo cierto es que, en conjunto con su hermano, Mariano, se hicieron cargo de una sociedad, que, al momento de la fundación, figuraba como dueño Marcos Acuña, un supuesto allegado de la familia. Un año después, la firma pasó a ser de los hermanos. La misma, fue inscripta en la Inspección General de Justicia, pero no en el AFIP.

Según trascendió, su hermano cumple funciones en el municipio desde el 2012 hasta la actualidad. La madre también trabajó desde ese mismo año hasta el 2017 informó la Agencia NOVA

De cara a las elecciones 2019 y el blanqueo de las intenciones de Martín Insaurralde de ir por la Gobernación, Federico Otermín tiene intenciones de ser su sucesor.

Lo cierto es que no es el único que quiere ser el próximo Intendente de Lomas, tiene una fuerte interna con un sector que responde a Guillermo Viñuales, que tiene carrera política en el distrito para ganar la elección.

Otermín no sería bueno visto por sus colegas en el Municipio al que dejó por ser Diputado. Ahora con sed de poder vuelve a su pago chico para tomar la intendencia, pero para muchos todavía no tiene espalda política para eso.

El labor de Federico Otermin en la Cámara tuvo un momento polémico: en diciembre del 2017, casi un año atrás, junto con Martín Insaurralde habilitan para que María Eugenia Vidal tenga la ley de la jubilación del Bapro. Él accedió a dar el quorum y de esta forma, pese a haber votado en contra, se pudo dar el número necesario para la votación.

La norma, que fue aprobada primero en Diputados y luego sancionada en el Senado, establece que “tendrá derecho a la jubilación ordinaria el afiliado que compute treinta y cinco (35) años de servicios como mínimo y que hubiera cumplido sesenta y cinco (65) años de edad”. La aplicación de la nueva edad para jubilarse se realizará gradualmente con la siguiente escala: 61 años, en 2020 y 2021; 62 años en 2022 y 2023; 63 años en 2024 y 2025; 64 años 2026 y 2027, y 65 años desde 2028.

Además, modifica la tasa de sustitución, es decir el porcentaje del sueldo activo que percibe un jubilado al bajarlo del 82 al 70 por ciento, con lo que lo “iguala con el resto de los empleados bancarios”.

Los trabajadores del Bapro se habían movilizado en defensa de la caja de jubilaciones y el banco público” y en rechazo a dicha Ley que sancionó el Parlamento bonaerense a pedido de María Eugenia Vidal. “Esta ley le quita derecho a los trabajadores y quieren hacer ver a los trabajadores del Banco Provincia como privilegiados cuando en realidad no es sí, el aporte que hacen es superior en comparación a otros regímenes”, detalló Palazzo.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON DOLORES DE ARGENTINA Y SU RENUNCIA AL JURADO DEL PREMIO ITAU