ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

Me parece que el Ejecutivo argentino está en una enorme confusión desde, al menos, que empezó la pandemia. Y cada vez queda más claro, en sus contradicciones, que no tienen idea de qué hacer.

Las empresas privadas, ahora, NO deberían ser prioridad. El Estado nacional NO debe pagar parte de los sueldos de trabajadores de ningún privado, sobre todo sabiendo que de lo que el Gobierno les dio para sueldos el mes pasado, los empresarios se fumaron/fugaron/robaron al menos un 25%.

Y si como privados no tienen ayuda del Estado y pagar sueldos les implica quebrar, y bueno papu… quebrá. En definitiva, así es el capitalismo, ¿no?

Vicentín y LAN, llorando pidiendo ayuda al Estado. Como Estado, no solo no deberían intentar rescatar o ayudar a empresas que se forraron de guita, sino exigir el pago de sus deudas (de trabajadores y al Estado mismo) para darles el empujoncito final. Y con ese pago, invertir en lo que se necesite.

Siguen sin debatirse los subsidios a la Iglesia Católica y a la educación privada. Eso debería cortarse también. En definitiva, las subvenciones son ganancia pura para ambos ejemplos así que, supongo que algo deben tener ahorrado…

Dejar de subsidiar a grandes empresas y capitales privados sería también una buena postura para conciliar a ambas partes de la siempre vigente grieta: el Estado no les aporta, el privado se debe hacer cargo de su condición de privado, ambas esferas siguen operando en la suya, y ya está. No acusan al gobierno de “comunista”, y dejamos el asunto en manos del amado “libre mercado”. Y si fundís, fundís…

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON DOLORES DE ARGENTINA Y SU RENUNCIA AL JURADO DEL PREMIO ITAU FRENTE A LA DECISIÓN DE ESTE BANCO DE NO ACTUALIZAR EL VALOR DE LOS PREMIOS AUN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS