ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JUAN ALONSO EN ‘NUESTRAS VOCES’

Vicentín era una algodonera hasta que la dictadura de Onganía le cedió sin costo tierras fiscales en Santa Fe. Luego, la dictadura de Videla le regaló el Puerto de Ricardone, en el departamento de San Lorenzo. Y Domingo Cavallo, como funcionario de la dictadura, convirtió 2 millones de sus deudas privadas en deuda pública. Cambiemos continuó la zaga otorgándole préstamos impagables desde el Banco Nación. Además, durante la dictadura, en sus plantas desaparecieron 22 obreros: las fuerzas represivas actuaban en conjunto con el jefe de personal para secuestrarlos.

La empresa de las familias Nardellli y Padoán se fundó en 1929, justo en el marco de la fractura del sistema financiero global y el derrumbe de la Bolsa de Nueva York, que produjeron un cambio de lógica del sistema capitalista. Pero tomó impulso gracias manejos oscuros.

Vicentín creció como algodonera. Hasta que en plena dictadura de Juan Carlos Onganía (1966-1970) con Adalbert Krieger Vasena como ministro de Economía, el Estado Nacional controlado por un gobierno de facto le regaló -así como suena- tierras fiscales. Vicentín nunca pagó.

El que llevó a la práctica el regalo de tierras fiscales a los propietarios de Vicentín fue el gobernador de facto designado por Onganía en la provincia de Santa Fe, Eladio Vázquez, quien ocupó ese cargo hasta el 14 de julio de 1970. Durante el llamado «Rosariazo» -el levantamiento de sectores obreros ante la política de ajuste y desindustrialización- viajó y ordenó la represión del Ejército.

Las decisiones que tomó el interventor militar Vázquez, según expertos de Santa Fe y periodistas como el legislador Carlos Del Frade, ocasionaron las constantes sequías e inundaciones por el mal manejo de los afluentes y las aguas del Paraná. Por entonces, Vicentín vendía vacas y algodón.

El 24 de marzo de 1976, los propietarios de Vicentín se aliaron con los sectores de ultraderecha y la dictadura cívico-militar. En Vicentín desaparecieron 22 obreros, 14 de ellos eran delegados. El ex operario, Efrén Venturini,  recordó en un programa de investigación de Radio Nacional que «vino el jefe de personal con los milicos y me ‘levantaron’ (secuestraron) en el trabajo».

Tres años después, en 1979, el ex ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz le ragaló a Vicentín el Puerto de Ricardone en el departamento de San Lorenzo. Martínez de Hoz destruyó la Junta Nacional de Granos y extranjerizó la agroindustria con nexos financieros.

Una vez obtenida la entrajerización de los puertos de aguas profundas del Paraná -de valor estratégico nacional- los propietarios de Vicentín comenzaron a tomar deuda irresponsablemente. En 1982, Domingo Felipe Cavallo estatizó 2 millones de dólares de Vicentín. Otro regalo de la dictadura.

Vicentín siguió usando como propiedad privada todos los regalos que le hizo el Estado Nacional desde las dictaduras de Onganía y Videla. En 2001, la compañía fugó 135 millones de dólares que nunca pagó. ¿Quién respondió por su actitud delictiva? Una vez más el Estado (¿bobo?).

Entre 2015 y 2019 los accionistas de Vicentín tomaron deuda con bancos del Estado por 150 millones de dólares. Sergio Nardelli fue con Vicentín el mayor aportante de Mauricio Macri En noviembre de 2019, el Banco Nación le regaló a Vicentín un crédito millonario por día.

En diciembre de 2019, y con el macrismo fuera del poder, la empresa Vicentín ya debía 1.400 millones de dólares a 2.500 productores del país y del exterior. Unas 30 mil familias de Santa Fe dependen de Vicentín. El Banco Nación de González Fraga le otorgó prestamos impagables 300 millones de dólares.

Sucede que tal como narró Del Frade en el Parlamento de Santa Fe, González Fraga fue conocido de los santafesinos y santafesinas. Estuvo involucrado en el cierre del Banco Integrado Departamental en 1995. El diarioLa Nación lo recordaba de esta forma: «Unos 900 millones de dólares en juego, muchos de ellos desaparecidos en maniobras o fraudes contables, unos 2.300 trabajadores desocupados y unos 73.000 ahorristas damnificados ocupan sólo un renglón de esa historia negra para los santafecinos».

En un diálogo desopilante con legisladores de la provincia de Santa Fe, Nardelli dijo a boca de jarro: «Nosotros nos metimos a manejar 100 millones de dólares por semana». ¿Para qué «manejaban» 100 millones de dólares por semana? Una obrera de Nardelli gana 100 pesos la hora.

En febrero de 2020 una multinacional estadounidense radicó una denuncia penal en Paraguay contra el Grupo Vicentín por una deuda de 200 millones de dólares. Repasemos: Nardelli dijo que «manejaba» 100 millones de dólares por semana. Entonces, ¿por qué no paga a sus acreedores?

La historia de Vicentín está ligada al capitalismo feudal y trasnacional. Los empleados son pobres y los accionistas multimillonarios. Los dueños de Vicentín recibieron terrenos fiscales regalados, dos puertos, y préstamos que nunca jamás han pagado. ¿Son estafadores?

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON DOLORES DE ARGENTINA Y SU RENUNCIA AL JURADO DEL PREMIO ITAU FRENTE A LA DECISIÓN DE ESTE BANCO DE NO ACTUALIZAR EL VALOR DE LOS PREMIOS AUN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS