ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JOA

“Vicentin nos paga 116 pesos la hora, yo por ejemplo tengo ocho años trabajando en la fábrica y cobro 126,32 pesos la hora. Tenemos un salario muy bajo. No puede ser que un trabajador textil de una empresa como Vicentin que creció tanto en los últimos años, comprando maquinas modernas de última generación, cobre por debajo del salario de la canasta básica. Ganamos menos de 27 mil pesos por mes, con turnos de 8 horas de corrido con un descanso de 20 minutos, seis días a la semana, con ciclos rotativos, un fin de semana nos toca cada 55 días.

Trabajamos seis días a la mañana, descansamos dos, vamos rotando tarde y noche también. La hora nocturna nos pagan 146 pesos, sabemos que es muy poco. Trabajo en Vicentin hace ocho años, no tenemos feriados, ni se respeta ninguna fecha especial, no tenemos ningún incentivo. Por reclamar por nuestros derechos también nos están descontando los días de paro. Por suerte hay una unidad fuerte de todos los compañeros y compañeras y estamos resistiendo. Muchas personas hacen marchas en contra de la expropiación pero también sería bueno que vean el lado oscuro de la empresa, lo que están haciendo con los trabajadores.

Estamos pidiendo un incentivo para el operario que sea acorde a la canasta básica, que suban la categoría porque hay hombres que tienen 30 años de antigüedad en la fábrica y están ganando solo 10 pesos más por antigüedad, es muy bajo. Hay 15 operarias que trabajan en el sector de máquinas continuas, que requiere mucho esfuerzo físico, están paradas muchas horas y cargan maquinas con unas bobinas que pesan alrededor de 4 kilos cada una, es un sector donde se exige mucho. Hay maltratos y falta de respeto de los encargados hacia los operarios, nos apuran todo el tiempo, para ellos somos una máquina, un número más, nos exigen demasiado, más de lo que podemos dar. Si no cumplimos a rajatabla lo que ellos nos piden nos notifican y hasta nos suspenden y eso para un operario es perder 1500 pesos cuando ganamos 800 o 900 por día.

Hace rato que venimos con estos problemas y llegamos a un punto en el que dijimos basta, el viernes 12 de junio hicimos la denuncia en el Ministerio de Trabajo y comenzamos un paro desde las 14 horas de ese día, se llegó a una conciliación obligatoria pero no la acatamos porque la empresa no atiende nuestros reclamos. Seguimos con la medida de fuerza hasta ayer. Mañana tendremos otra audiencia para llegar a un acuerdo, ya con la planta en marcha, para ver si ellos aflojan, si no hay acuerdo volveremos al paro.”

Las palabras de Victor Antonio Vargas, delegado de la Algodonera Avellaneda, que posee Vicentín Family Group en Reconquista, Santa Fe, da cuenta de las pésimas condiciones laborales en las que trabajan, mientras algunas personas se empeñan en defender a sus dueños millonarios.

https://www.facebook.com/171942162848869/posts/3128231320553257/

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON DOLORES DE ARGENTINA Y SU RENUNCIA AL JURADO DEL PREMIO ITAU FRENTE A LA DECISIÓN DE ESTE BANCO DE NO ACTUALIZAR EL VALOR DE LOS PREMIOS AUN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS