ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LALALA

A mí lo que me sorprende es la naturalización del acto de ser filmado en culquier circunstancia, es como que Diego acepta a oficiar de mono para divertimento de una audiencia incierta. Entiendo que pasó toda su vida delante de las cámaras y capaz le parece normal o no se da cuenta… ¿Pero por qué esa gente que lo rodea no lo cuida sino más bien pareciera todo lo contrario? Se ríen, lo miran con tedio y desdén o rehuyen de la cámara para no aparecer en el mismo plano que él… Lo fatal que deben ser esas jornadas con Diego, en esa casa fría, íncómoda, dura, desnuda y fea…. ¿Qué más se puede hacer que alcoholizarse y esperar a que el Diego se duerma y todo termine?

 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON DOLORES DE ARGENTINA Y SU RENUNCIA AL JURADO DEL PREMIO ITAU FRENTE A LA DECISIÓN DE ESTE BANCO DE NO ACTUALIZAR EL VALOR DE LOS PREMIOS AUN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS