ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JOSE

Yo no odio a Maradona. Simplemente lo desprecio. Hay muchísima gente despreciable en el mundo por la que solo siento indiferencia. ¿Porque solo desprecio a Maradona? Porque siento desde chico una presión ridícula por parte de la sociedad y medios argentinos, a que “debo amar y venerar a Maradona”. No me digan que exagero. Existe literalmente una Iglesia en Argentina que venera a Maradona como un Dios, la Iglesia Maradoniana o algo así es el nombre. He escuchado toda mi vida a amigos, familiares, y gente miscelánea argentina repetir con convicción total (no en broma) que Maradona es la mano derecha de Dios (O que Dios es Argentino). Que por el solo hecho de haber sido el mejor jugador de fútbol, debo amar y venerar incondicionalmente a esta figura. Un hombre con tantos vicios y miserias llevado a una posición de divinidad. Para alguien como yo que nunca me interesó el fútbol. Y considera la ciencia y el arte por encima de cualquier interés en la vida, esa “obligación” de venerar a “Dios Maradona” siempre me reventó las bolas. Por eso lo desprecio. No es su culpa. Él no creo y fomentó esa enfermedad mental social en los argentinos. La hicieron sus fanáticos y los medios.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON DOLORES DE ARGENTINA Y SU RENUNCIA AL JURADO DEL PREMIO ITAU FRENTE A LA DECISIÓN DE ESTE BANCO DE NO ACTUALIZAR EL VALOR DE LOS PREMIOS AUN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS