Por Silvia Federici, entrevistada por Traficantes de Sueños.

 

Nosotras, como feministas y movimientos de mujeres de todo el mundo de muchísimos años, vamos repitiendo que este sistema no garantiza nuestro futuro, no garantiza nuestra vida. Que este sistema nos está matando de tantas formas diferentes, pero todas conectadas. Que nos está matando con la agricultura industrializada, con la comida.

En el 2019, mas de 4 millones de personas murieron en el mundo de diabetes o de esta comida fast food tan venenosa. También la contaminación de las aguas, los pesticidas. Y estamos denunciando que las mujeres del mundo -campesinas, indígenas, urbanas- son la primera linea en la lucha por una reproduccion y por una sociedad diferente. Por una reproduccion que nos da vida, que nos da futuro. Entonces esta epidemia, es muy importante decirlo, hace muy visible y muy evidente lo que está pasando cada dia, con la guerra, con la dislocación y la expropiaciones de la gente que son expulsadas de su campo, con la contaminacion del medio ambiente, la destrucción de la naturaleza, el aumento y el incremento de la desesperacion. Por ejemplo, una estadistica breve: hoy en Estados Unidos se habla que 20 mil personas han muerto por el coronavirus, que es terrible. Todavia el año pasado solamente 48 mil personas se suicidaron porque esta vida siempre es más triste y dificil. Como siempre, las que sufren más en esta situación son las mujeres: hoy podemos ver que las que están en primera linea como trabajadoras de cuidado son las enfermeras, todas las mujeres que trabajan en negocio o tienda para vender, son sobre todos mujeres. También en los hospitales. Y en la casa, el incremento de trabajo: tener los hijos en casa, sin darle miedo, protegerlos de esta amenaza.

Y pone en el centro, y nos hace muy visible de la impotancia de la reproduccion, porque la reproduccion es el cuidado, la crianza, el cocinar, la comida, el limpiar y la crianza de los enfermos. Es también el cuidado de la naturaleza, la agricultura. Las mujeres son las primeras trabajadoras de agricultura de subsistencia, una agricultura que no es al lucro, sino al sustento de su familia. Al cocinar. Es asi que pueden controlar lo que se pone en el cuerpo, que no te va a matar, porque esta agricultura industrializada nos ha dado los cánceres, muchísimas enfermedades que son completamente construidas, completamente derivadas del hecho que esta agricultura es mucho más profitable (del profit, que significa lucro), que da mucho mas lucro, y no la agricultura de pequeñas dimensiones, campesina, donde la gente trabajaba con una relación muy directa y muy estrecha con la naturaleza. Y también esta globalización y esta división internacional de la produccion que, de nuevo, está causada por el profit: no tiene ningún sentido de buscar la manzana que llegan de la china o de las manzanas que llegan de miles y miles de kilómetros.

Entonces yo creo que podemos ver que el terreno de la reproducción es el terreno estratégico fundamental por la construcción de un futuro, de una sociedad. Porque reproduccion significa vida, significa futuro. Más que vivimos en un sistema capitalista, que su problema fundamental, lo que lo hace insustentable, es que sistemáticamente se basa sobre la subordinación de la reproducción de la vida. La subordinacion de nuestra vida, de nuestro futuro, al profit individual, al profit de la compañia de las grandes corporaciones. Entonces esto es el capitalismo, que se funda sobre la explotación del trabajo humano y la subordinación de nuestra reproducción. Porque se puede ver que toda la medida económica y política que buscan y ponen en acción es conformada por esta finalidad. Entonces creo que la lucha hoy es una lucha que las mujeres ya están haciendo, y por eso los movimientos de las mujeres a nivel internacional hoy son tan estratégicamente importantes. Podemos ver que es la lucha para recuperar la medida más básica de nuestra reproducción. Que sea la riqueza social que hemos producido, que sea la tierra, el control sobre el agua, sobre la foresta, etc.

Entonces es crear formas de organización, redes de mujeres, que ya se están formando, para fortalecer los lazos y nuestra capacidad no solo de resistencia sino de enfrentarse al Estado y enfrentar otro tipo de sociedad. Como se dice en españa y en América Latina, una sociedad donde la vida es al centro.

Y también crear formas de reproducción más solidarias. Desde hace muchos años, con otras compañeras del todo el mundo, hablamos de la política de los comunes: nunca se ha verificado cómo es importante estos conceptos de la política de los comunes. No de pensar individualmente sino colectivamente, de pensar nuestra cotidianeidad, nuestro trabajo y el futuro. Pensarlo colectivamente. No aislados. Y ahora lo que están haciendo es intentar ailarnos en nombre de esta epidemia. Debemos tener mucho cuidado porque el miedo es que van a usar la epidemia y el miedo de morir, que es muy fuerte y legítimo, para continuar aislarnos, para desmantelar nuestras protestas.

Es importante que desde abajo empecemos a recuperar el control de nuestra vida, y a tomar decisiones colectivas. Y esto significa también que parte de nuestra lucha debe ser imponer al Estado como parte de recuperar de la riqueza social, de relocalizar los lugares donde se puede cuidar nustra salud. Ahora muchisima gente tiene miedo de ir al hospital, porque saben que se pueden infectar, que no es solo un lugar de cuidado de salud, que te cura. Es también hoy un lugar donde hay hoy una sidtuacion increible, porque no hay lo que sirve. Porque la persona que trabaja ella misma está en peligro. Entonces fijate la importancia de relocalizar, de tener estructuras de la comunidad como una vez estaban en muchisimos paises. Antes de la vuelta neoliberal hubo pequeñas clínicas y lugares donde una persona podía ir si tenía un problema, sin necesidad de ir al hospital. Entonces en esta estructura se podía también ejercitar un mayor control sobre el tipo de cuidado que nos dan, que necesitamos. Se podía establecer un intercambio entre la gente del barrio, de la comunidad, de los que trabajan de instituciones. Necesitamos revitalizar esta estructura, porque ahora no es solo el Estado o no el Estado: es claro que tenemos la necesidad de usar estructuras que llegan de las instituciones, pero una alternativa es empezar a reflexionar colectivamente sobre lo que necesitamos, nuestra salud, la comida, el territorio, situaciones que afectan nuestra vida, pero, en el mientras, relocalizar la agricultura, la salud, crear formas de control colectivo, de hacer decisiones, de buscar decisiones colectivas, de comprender.

Creo que es importante reflexionar sobre la que es la lealtad cotidiana antes del coronavirus. Aquí hablo sobre todo de los Estados Unidos, por ejemplo del período 2017-2018, donde más de 60 mil personas han muerto de la influenza, y cerca de mitad de un millón de personas han muerto de cáncer. Hay miles que mueren de diabetes. Entonces es una estadística que es increible. Es una lealtad que demuestra que estos sistemas crean condiciones de muerte permanente. Sin hablar de la guerra. Por años de años los Estados Unidos, la comundidad europea, en complicidad, están creando una situacion de guerra permanente que ha destruido el Medio Oriente y el norte de África.

Entonces, es importante como mujeres y feministas ver que tenemos una mirada particularmente clara de la importancia de la discusión de la vida, de cuáles son nuestras vulnerabilidades, de cuáles son las necesidades que tenemos, y que podemos ver que necesitamos una lucha muy amplia. Una lucha que conecte mujer del área urbana con área rural, para crear nueva estructura, nuevo lazo de solidaridad y nuevas forma de reproducción. Toda inspirada para el concepto de que la reproducción de la vida y la finalidad de la sociedad debe ser el bienestar, el buen vivir y no el lucro privado.

Silvia Federici. Foto: Nacho Yuchark para lavaca

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON DOLORES DE ARGENTINA Y SU RENUNCIA AL JURADO DEL PREMIO ITAU FRENTE A LA DECISIÓN DE ESTE BANCO DE NO ACTUALIZAR EL VALOR DE LOS PREMIOS AUN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS