ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LJO

Ahí está el caso de Traci Lords. Hizo muchas películas siendo menor de edad, sin que la industria lo supiese, luego, cuando ya era mayor de edad, “alguien” la denunció. Fue un gran escándalo en su momento, se hicieron investigaciones, se llegó a la conclusión de que la gente de la industria no tuvo nada que ver en su explotación sexual, pero se retiraron del mercado todas las películas que hizo, salvo una, Tracy mon amour, de la que curiosamente ella era la productora, por lo cual el rumor nunca confirmado es que Traci ese denunció a sí misma para poder salir del negocio a su manera. Traci hizo millones con esa película y luego empezó a hacer películas serias, siempre diciendo que por favor no le recordaran su pasado, que ella fue víctima de abuso. Así como ella hay un montón, sobre todo las que son renacidas en Cristo. Todos alegan haber sido explotadas y sí hay mucho de eso. Muchas de ellas son chicas muy jóvenes, de hogares desestructurados, que llegan al porno luego de hacer la calle o ser bailarinas de striptease. En el camino algunas se vuelven adictas a la coca para poder rendir en los rodajes o soportarlos, sin contar que muchas tienen padrotes/cafichos/chulos que se quedan con parte de su dinero, llámese novios, representantes o directores fetiches. Luego estas chicas tienen hijos o se enamoran y les da pavor que alguien de su nueva vida las reconozca. Es difícil juzgarlas. La sociedad no trata bien a alguien que vive de su cuerpo, incluso aunque haya sido víctima de explotación. Normal que algunas se arrepientan y quieran empezar de cero, pero no son realistas: en estos tiempos de contenidos virales, siempre alguien les recordará su pasado. Ya pasaba cuando apenas teníamos el VHS, más va a pasar ahora.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON DOLORES DE ARGENTINA Y SU RENUNCIA AL JURADO DEL PREMIO ITAU FRENTE A LA DECISIÓN DE ESTE BANCO DE NO ACTUALIZAR EL VALOR DE LOS PREMIOS AUN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS