ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SR.FEUDAL

No sólo el ámbito político está mostrando las consecuencias de las hipocresías de nuestro sistema de convivencia social.

Y mas que evidente en el plano empresarial, donde los “Códigos éticos” se están resquebrajando.

Molinos Rio de la Plata, empresa del Grupo Perez Compag -antigua cotizante porteña en el panel lider, hoy caída al panel general como MOLI-, había comprado en el ao 2019 a la fábrica de tapas para empanadas La Salteña.

Resulta que esta marca terceriza su producción en ALIJOR, empresa radicada en el partido de Escobar. Si bien ya se habían publicado la detección de un brote de COVID-19 entre el personal de su planta, el sábado lamentó el fallecimiento del primer trabajador.

https://www.iprofesional.com/legales/319034-coronavirus-murio-un-empleado-de-alijor

Y bien lo dice el funcionario municipal que efectuó la supervisión del establecimiento:
“Me siento defraudado, el protocolo está excelente pero no se cumplió nada”,
parece que el funcionario se dio cuenta de que todo el sistema social cumple en la apariencia, pero no incorpora como accionar asumido la conducta propuesta de convivencia social.

Típico comportamiento empresarial.

Ahora viene la siguiente pregunta: ¿Qué hará Molinos Rio de la Plata ante esta situación?
Pues en su portal de internet exhibe “orgullosa” su Código de Conducta de los Proveedores como parte de su Código de Gobierno Corporativo,

https://www.molinos.com.ar/gobierno-corporativo-y-marco-%C3%A9tico.aspx

http://molinos.com.ar/media/298255/C%C3%B3digo-de-Conducta-de-Proveedores-MRP.pdf

Todo un hecho que atenta directamente a riesgos normativos y reputacionales que no se están gestionando a traves de los medios.

Y no veo que la empresa haya salido a intentar despegarse de lo sucedido como violación de su Código de Conducta, o por lo menos emitir un comunicado exteriorizando un nuevo due dilligence sobre Alijor.

Habrá que ver qué hace la Bolsa de Comercio en relación con esta violación relativa al Código exteriorizado ante ella.

Todo se hace solo para la foto de responsabilidad social y cumplimiento normativo, ahora efectuar un verdadero monitoreo para cerciorarse de sus “valores culturales”, muy poco.