ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE PINKY

Cabrales se forró de guita con el curro dañino del CAFÉ TORRADO, invento argento de fines del virreinato.

La historia va así:

El café se divide en 2 grandes tipos (en realidad son 3 pero el tercero no cuenta): Arabica y Robusta.

El Arábica crece mejor en altura, y es el café típico por ejemplo en Colombia, Jamaica, etc. Es el café que más se consume bajo su versión infusionada y que más variantes tiene según el terruño.

El Robusta es un café que crece a nivel del mar +/-, que tiene sabor mucho menos complejo y que de hecho, su enorme producción no va hacia el café-infusión, sino que se usa para extraer cafeína para la coca cola, bebidas energéticas, etc y todo aquel producto químico o no derivado de la cafeína y el café. Brasil creo es el productor más grande de Robusta.

Ahora, el curro de cabrales:

Cuando se empezó a tomar café acá, época virreinal (tenía propiedades casi mágicas, se lo daban a los soldados, guardias etc.) la mayoría del café que se producía en el mundo tenía destino europeo, más precisamente italia y europa central.

En el resto del mundo era cosa medio de chamán. Acá como no había 1 mango, el café que llegaba era la resaca de la resaca de brasil, o sea, granos Robusta, de lo peor de la plantación, muchas veces podrido o enmohecido.

Como se usaba como droguita, lo que hacían era taparle el gusto horrible que tenía,
medio a la manera del porro prensado que viene del paraguay.

Ahí se creó el café “Torrado”, que basicamente es que a los granos se los tuesta con azucar, para que el caramelo tape cualquier gusto horrible a podrido, o amargo por la baja calidad del grano.

Entonces en el río de la plata, Café Torrado vino a ser sinónimo de un café un poco más rico, porque era la misma mierda pero con el gusto tapado.

El problema es que tostar el café con azucar es terriblemente nocivo para la salud: diabetes, úlcera por mala calidad del café disfrazada, se dice que el azucar quemado de esa manera hasta es cancerígeno, y básicamente estás dándole a tu cuerpo un producto no apto para su consumo.