ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE NOVARESIO

Medio traído de los pelos asociar una inclinación sexual con una serie de valores revolucionarios, nomás porque durante años no fue aceptada. O re-imaginar a todo gay que pululó por calles y teteras en los 70, 80 y 90 como opositores voluntarios y lucidos de los valores occidentales y cristianos. Querían coger, nada más. El resto son cosas que se le ocurren al curador, pero que no estaban en la obra.

Entiendo que el hecho de que este tipo sea funcional a la derecha, valida la crueldad. Nadie se lo pregunta dos veces; ya está, listo, gorila, acá se puede bulinear hasta el hartazgo sin culpa.

Lo curioso es que el bulineo venga por el lado de denunciar cómo fracasan en su intento de normalización. Que los dientes perfectos no deberían ser así, que las camisas, que las copas, que la decoración…

No es tanto, no hagas una fiesta de compromiso porque es exhibicionismo y vacuidad; es más bien, para ser exhibicionista y vacuo “como Dios manda”, hay que ser heterosexual.

Como sea, genera vergüencita, cringe; miedo a querer lo mismo.

Si lográs fundirte en el tapiz heteronormativo, sos una loca conformista.
Si no lo logras, sos una loca patética.

El común denominador es ser una loca.

¿Estás seguro-seguro de que no es homofobia internalizada, esto?