ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE CRITERION DUDE:

Que triste me pone ver la bandera argentina en manos así.

En otro orden, viendo las fotos de la “marcha” en el interior del país, se observa una franja etaria nivel “Cocoon”. De morir por COVID-19 podría convertirlos en mártires.

Ya que se mencionan los golpes de 1955, 1966 y 1976 (un golpe casi cada 10 años), recuerdo cuando después de leer sobre los mismos y ver a gente mayor todavía reivindicarlos, en un momento pensé “bueno, cuando estas personas no estén más, las ideas se van con ellas”. Ingenuidad, las ideas se transmiten a nietos/as, sino veamos el caso de Agustín Laje, al cual la abuela enseñó a “escuchar las dos campanas”: http://revistaanfibia.com/cronica/quien-le-teme-a-agustin-laje-2/