ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE MIGUEL

Pregunta para los que saben: ¿por qué se le da tan poco espacio al rock brasileño en nuestro país?

¿Tiene que ver con que en la Argentina hay una cultura rock propia muy fuerte y en general estamos ocupados escuchando los discos de nuestros propios artistas rock, sea revisitando los clásicos, siguiendo trayectorias o atentos a lo nuevo, que casi no hay tiempo para consagrar atención a otras cosas de la región?

O si no, otra cosa que escuché alguna vez, que Brasil es un país muy grande y de población muy numerosa y ellos están acostumbrados a cierto carácter insular en Sudamérica por la diferencia en el idioma y entonces ellos, en muchos aspectos de su cultura, son más bien endogámicos. Lo que pueden vender como algo “bien brasilero”, como la batucada, la samba, etc. se exporta, pero lo que ellos hagan pero puede conseguirse en otros países -como el rock- queda más bien reservado en vistas al exterior. ¿Será algo así?

¿Hay alguna radio de acá que pase rock en portugués? No conozco. Creo que nunca oí alguna canción de Mutantes, Titas, Kid Abelha, Engenheiros, etc.

Cuestiones que asoman cuando, por ejemplo, uno se topa con la obra de un genio como Renato Russo, se apasiona con las gemas de Legiao Urbana, y piensa que no tiene nada que envidiarle a tantos próceres del rock argentino…

AL RESPECTO LJO DICE:

Pero al rock brasilero no le dan bola tampoco el resto de países del continente. Lo que pasa acá con la música brasilera (hablo de todos los géneros), pasa en todos lados. Estamos colonizados por la música anglosajona, porque también hay mucha tradición de rock en francés que tampoco llega, Salvo algunas excepciones como Daft Punk o Phoenix, que cantan en inglés. En general, son música de nicho, que conoce gente que viajó, o en el caso francés, estudió en liceos franceses. De consumo masivo solo algunos one hit wonders más cercanos a la música tropical, como la lambada.

En Argentina tampoco se han preocupado mucho por difundir rock de todo el continente. México, Colombia, Venezuela, Perú y Chile desde los 80 vienen teniendo una escena bastante variada (México desde los 60), de la que acá solo se conocen unas cuantas agrupaciones, las más comerciales. Toda la escena punk de Bogotá o la de metal en Medellín permanecen desconocidas. Bueno, igual en el resto del continente. En términos de rock no hay las colaboraciones y acuerdos que sí existen en otros géneros. Por ejemplo, todos los reggaetoneros y artistas de trap se conocen y trabajan juntos, aunque sea un escenario muy competitivo y lleno de puñaladas por la espalda.