ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE MARCELA

Soy psicóloga y el comentario es muy acertado. Las modificaciones corporales (tatuajes+ rellenos de labios+anorexia y muy probablemente auto mutilación) son como diría Lacan inscripciones simbólicas de lo que no se puede decir. Su proceso hiper doloroso de tatuarse mas del 90% de la piel mas el auto flagelo que supone un trastorno alimenticio por años, son una clara señal de una psiquis sufriente, además el hecho de proponerse abiertamente como carnada para que la gente la insulte (disfrutando esa provocación) también completan perfectamente un círculo obvio para un profesional de la salud mental.