ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JOAQUIN FLENI

En rigor, el único error de Miss Bovina fue haber creído que la inercia punitivista del chauvinismo feminista era condición suficiente para defraudar a un paisano.

Finalmente se ha quedado sin sustento, sin credibilidad y con ese ineludible rostro de shikse buscando CIF en los estantes más altos de la alacena.