Como es de público conocimiento Esme Mitre impugnó a Nequi Galotti como administradora de los fondos corrientes y cuentas bancarias durante la sucesión de su padre Bartolomé Mitre. Las razones para esto fue su falta de preparación comparada con ella que es ‘estudió teatro’. Pero qué significa esto?

Un especialista cuyo nombre queda en reserva nos cuenta que normalmente en una familia razonablemente  avenida el juez designa de entre sus miembros a alguien para que administre los fondos en efectivo, cuentas bancarias, etc., del difunto para hacer frente a los gastos que se siguen devengando: expensas, impuestos, sueldos de empleados del difunto, etc. Obviamente el administrador tiene obligación de rendir cuentas periódicamente ante el juez y los interesados pueden impugnarlas. Una objeción a la designación de alguien en particular demora el proceso, es indicio de tensiones internas y, seguramente,  levará a que el juez designe a alguien de afuera para que desempeñe ese papel. Es técnicamente un disparate, porque tiene mucho más sentido consentir esa designación y después objetar alguna operación en particular con pruebas a la mano, que impugnar a alguien “porque yo soy mejor” y tener luego que monitorear a alguien de afuera de la familia que seguramente desconoce el manejo interno de muchas cosas. Por otra parte, la actitud de EM es señal clara de una personalidad complicada con ganas de complicar las cosas inútilmente: si los hijos mayores de BM, que no tienen nada que ver con Nequi estaban de acuerdo, es evidente que para beneficio del trámite sucesorio se había dado un gran paso adelante. Además, ¿de qué diario habla EM? Los dueños son los Saguier. Bartolo tenía acciones, sí, pero no el control. J A T