View this post on Instagram

 

💧Las “semanas de”, en este caso la Semana Internacional de la Lactancia Materna, sirven para visibilizar diversas cuestiones fundamentales para la salud de la sociedad entera. . 💧Sin embargo, muchas personas trabajan por esas causas durante los 365 días del año, desde un lugar personal, colectivo y político. . 💧Para este video nos juntamos algunas de las personas que trabajamos para promover, proteger y acompañar la Lactancia deseada todo el año, y las decisiones informadas de cada familia. Y hay muchísimas personas más trabajando a la par, hace muchísimos años, antes de que existan las redes sociales que hoy nos permiten encontrarnos. . 💧Nos seguimos deconstruyendo y seguimos aprendiendo, a la par de nuestro entorno, nuestras familias y los tiempos que corren. Y por supuesto, de la mano de esas manitos suaves que nos saludan, de las sonrisas chiquitas sin dientes a pesar de nuestros barbijos, de los pies de empanadita que nos acarician el corazón en el consultorio y en casa. . . 💧Falta mucho, pero somos más. . . #SemanaInternacionalDeLaLactanciaMaterna2020 #slm2020 #lactanciaSC

A post shared by Sabrina Critzmann (@sabrina.pediatriaypuericultura) on

ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ESTRELLADA

La Critzmann yo creo que tiene problemas mal resueltos con su propia maternidad. Ella pediatra, marido idem. El colmo es que su primer hijo les nació con algunos problemas médicos de los que se recuperó, obvio, gracias a las mil formas de estimulación que ella y el marido le brindaron. Lamentablemente el niño falleció a los 7 meses por una meningitis. Yo la conocí por una nota que les hicieron en TN, donde contaban que donaron los órganos. Bla bla bla… Podría decirse que capitaliza su desgracia para reafirmarse como buena, moral y ética madre.
Particularmente, me molesta como desde su instagram se yergue como faro de la maternidad (respetada), con post dónde muestran un Sachet de leche Sancor bb3, x ejemplo. Y cuenta a sus seguidores que esa leche era de uno de sus pacientes, que está mal que una mamá le dé eso a su [email protected] En vez, de decírselo cara a cara a esa madre, lo cuenta en público para humillarla un rato. Una conchuda, como tantas médicas twitteras.