EL LECTOR ‘TE PERJUDICAS’ SE PREGUNTA: ¿Serán amigos por compartir labio leporino?