El lapsus de Fernandez es impagable.