ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

Qué lindo, todo esto… la carrera por ver quién nos vacuna más, mejor, y ya atajándose de cualquier efecto colateral a futuro.

Lejos estoy de ser antivacunas, pero nunca me gustaron las agujas y, pese a tener cartilla de vacunación al día (?), no me agrada la enorme expectativa y alegría por una vacunación masiva. Pareciera que es la única opción, y tal vez la sea pero… ¿no cuestionar nada, de nada? ¿Ni los tiempos, ni quién la hará, ni nada, nada nada nada?

Ya séeee, estoy escribiendo en internet, tengo privilegios y hay mucha gente que la pasa mal y quiere VACUNA VACUNA VACUNA, y nada más les importa.
Pero, si me estás leyendo, estás en un privilegio parecido al mío.
Y en ese caso, cuestionar es necesario, independientemente de querer o no vacunarse
(que, paréntesis, será obligatorio… “pasaporte sanitario” es el concepto entre líneas y, como leí aquí en LANP hace unos días, la nueva división geopolítica del planeta será por el modelo y origen de vacunas que existan)

Leer quiénes son los terribles hijos de mil puta que se harán cargo de esto, sumado al anuncio de cuarentena en el AMBA hasta indeterminado momento de la primera mitad de 2021, fueron las noticias de esta semana que se va, y encienden mi cinismo. Sepan disculpar.

Feliz día de la niñez.