ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LUJAN

Hace mas de 20 años, una maestra de Nacho en el St. Brendans me comento algo de la misma linea: que Nacho estaba dejado a la buena de Dios, que no tenia contención académica ni seguimiento en la casa. Tuvo que mandarle una notificación a Marcela porque las camisas del chico no tenían botones, no tenia útiles escolares y nadie lo sentaba a hacer los deberes. Marcela se presento en el colegio, uso su carta de privilegio, pero en este caso apoyaron a la maestra y la ubicaron a la madre.