ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE INTRANAUTA

La cultura de la cancelación siempre se usó. Sigue la lógica del fascismo, por supuesto y del pensamiento único, sectario, que busca prohibir.

Y reasegura la conciencia moral y absoluta pureza de los perseguidores.

Ya se vio en todas las dictaduras.

Un buen ejemplo en el cine es “Buda explotó por vergüenza”, en el que se muestra como los talibanes destruyen monumentos milenarios con imágenes de Buda.

Ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.