ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE MARIAE

Juanita y Esmeralda, las nombro por orden de aparicion, terminaron con la imagen que se tenia de ellas. La primera, distante, de belleza inalcanzable, con amigos hippies y cool en playas del mundo ,su libertad sexual, y con la fama de su abuela cayendole en cascada, tambien podia ir a una gala brillando con vestidos de alta costura con un aire de displicencia de quien lo tiene todo al alcance y lucir joyas heredadas como si no le importara… La fantasia se fue al tacho cuando de a poco fue mostrando que todo eso escondia a una persona muy limitada intelectualmente, con talento en desarrollo y sin mucho en la cabeza…

Cuando Esmeralda aparecio recien, con sus modos y su apellido, sus supuestas inquietudes culturales, generaba curiosidad porque pertenece al mundo de la alta burguesia argentina, un “querer ser” nacional. Hasta que comenzo con sus declaraciones de “patrona de estancia” como bien la grafico Rodrigo, hizo una produccion de foros en el teatro Colon en la revista Caras totalmente desubicada y se metio en escandalos penosos e irracionales. Es obvio que esta enferma, y posiblemente su familia tendra que pedir un curador para que administre su herencia, esta en un momento de mierda.

No puedo dejar de sentir empatia por las dos, aunque dicen cosas que me ponen los pelos de punta. Entraron como por un tubo en la picadora de carne. Ver a Juanita justificar las burradas que se manda cada semana, me da verguenza ajena. Y lo de Esmeralda, creo que si hay un resto de dignidad, hay que dejar de mostrarla para que todos se rian de su estado mental. A mi no me molesta la locura, me rebela que sea exhibida como entretenimiento vulgar y malicioso.
Perdonen el viejazo, pero me recuerda al mensaje que dejan dos peliculas viejisimas, “La chica 10” y “La mujer de rojo”… Hay un momento en que la fantasia y el misterio se desvanecen con la realidad. No es malo, excepto para la inmadurez del ego.