ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LA POLITICA ON LINE

Mientras se investiga la intencionalidad de unos 20 focos de incendios en el Delta del Paraná, los hermanos Passaglia -que concentran el poder político y económico en San Nicolás- quedaron en el centro de polémica ser propietarios de los campos “afectados”.

Sucede que en paralelo al reclamo de los intendentes de las zonas afectadas surgió que uno de los campos es de la familia Passaglia. Según versiones periodísticas se trata de 877 hectáreas ubicadas en las Islas de Gualeguay, al sur de Entre Ríos, frente a las costas de San Nicolás.

El propietario de esas tierras sería el diputado provincial de Cambiemos, Santiago Passaglia, hermano del intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia (ambos son hijos de Ismael Passaglia, histórico intendente de ese distrito).

Las coordenadas de esa propiedad coinciden con uno de los seis campos declarados en su última declaración jurada presentada en la Legislatura bonaerense que data de 2018. Según el documento, además de las hectáreas en Gualeguay, el diputado cuenta con otros cinco campos, un en San Pedro y otros cuatro en Ramallo. Todos al norte de la provincia de Buenos Aires.

Medios de San Nicolás accedieron a la Dirección General de Catastro de la Administradora Tributaria de la provincia de Entre Ríos y allí consta que las 877 hectáreas conforman un condominio entre Passaglia (50%) y la sociedad anónima Islas del Mirador SA (50%).

La sociedad fue creada el 30 de marzo de 2012 y de su estatuto se desprende que su objeto social es “la explotación, en campos propios, de terceros o arrendados, de establecimientos rurales, agrícolas, ganaderos, forestales, avícolas, frutícolas, apicultura, granjas, tambos; cría y/o invernada de ganado de todo tipo y especie; instalación de semilleros bajo controles legales existentes, creados o a crearse”. Los socios de Santiago Passaglia en esta explotación ganadera son Nicolás y Lucía Fernández Motta, miembros de la sociedad anónima.

Según la principal tesis de investigación, los incendios habrían sido provocados por productores ganaderos y el objetivo de la quema ilegal de los pastizales sería la renovación de pasturas secas para que rápidamente crezca pasto verde y así poder alimentar a su propia hacienda.

En tanto, brigadistas del Plan Nacional de Manejo del Fuego se sumarán a partir del miércoles al combate de los incendios, el cual continuaba su avance pese a ser combatido por bomberos de la Policía Federal al que se sumaron voluntarios y vecinos.

El integrante de la organización ecologista, El Paraná No se Toca, Jorge Bártoli, dijo que las llamas “ya atravesaron la traza vial Rosario-Victoria, y viene avanzando desde el sábado último cuando recrudeció en la zona de Boca de la Milonga”,

Y agregó que pese a la llegada de más personal para combatir el fuego “la magnitud del fuego hace que ese personal y los medios para combatirlos sean escasos”

“El fuego ahora está al sur de la traza vial Rosario-Victoria, afecta la isla La Deseada, pero el temor es que avance sobre viviendas ubicadas en la zona del Paraná Viejo e isla El Charigüe”, detalló el ambientalista.

Por otra parte, según datos recogidos por ambientalistas y suministrados por la NASA, el último reporte indica que en la semana 34 (del 17 al 23 de agosto), se detectaron 6.237 focos de incendios, contra 3.808 de la semana anterior en las islas del delta del Paraná.