ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DEL DOCTOR ARTEBABA

Amalia es una persona que me atrajo desde la primera vez que la vi. En aquella época las calles carecían de cordones. Por lo que ponerse didácticos al momento de caminar era una practica común en esos ámbitos. Aquel dia, Ama me sonrió levemente y pude divisar en ella, el olfato de quien ha perdido el apetito, cerca de la hora de comer. Un momento un poco tendencioso. Pero que es una tendencia, sino el empuje de algunas fuerzas pujantes? Entonces seria entretenido preguntarse, cual es la fuerza pujante que empuja a gran parte de lxs artistas a querer estar dentro de un circulo que irradia decadencia? incluso, sin siquiera tener que bucear en las profundidades de su misterio, se puede averiguar tal hecho, fácilmente. Acaso lxs artistas ya no buscan el arte en si, sino el reflejo de lo que su percepción les indica que es una “historia del arte”? Acaso la deconstruccion nobinarie no aplica al concepto de artista como construcción patriarcal binaria? o sera que Derrida solo surte efecto fuera de La Rural? El fin de los grandes relatos que proponía Lyotard parece no hacer eco en sus cabezas, sino mas bien un delay distorsionado. En la explicitación burda de lo que hoy se autoproclama como “critica al sistema patriarcal”, vemos el desplazamiento simbólico de la figura arquetipica del padre, en objetivos como pueden ser, los museos, las facultades y obviamente las ferias mismas. Sin embargo esta critica, mas que “la muerte del patriarcado” parece pedir un “patriarcado políticamente correcto”. Si tomamos por ejemplo lo que paso con “funny instragram” Lynch, la contundencia del reclamo era por ser “políticamente incorrecto” no así por seguir perpetuando la cultura patriarcal del arte, de la cual arteba ha sido una manifestación estupenda de dicho suceso. Es decir no querían el fin de arteba como modelo de “legitimación” sino que arteba sea políticamente correcto. Esto nos hace pensar que mas que la “muerte del patriarcado” quieren “un papa bueno”. El estereotipo mas aceitado, pero no así mas victorioso, ha sido esta construcción inverosímil de “papibueno” de Albert aka “elpresi” que es tan bueno, pero tan bueno, que deja que le hije juegue con maquillajes. Y que aceptación que tuvo, que hasta fue presidente, bastante bien para la pobre maniobra, digna de un sofismo contemporáneo comprado en once. Entonces vamos cambiando la “muerte del patriarcado” por el “patriarcado políticamente correcto”. Para Jung la figura arquetipica del padre integraba diversas fuerzas psíquicas que devienen en sociales, como la autoridad, la protección, y “el amor” el cual dota de reconocimiento de la figura de padre ante la percepción del [email protected] En estos años arteba represento para muchxs un padre, el cual tenia la autoridad de decir quien entra y quien no entra a su casa, por ende el que entrase a su casa, -oh cuan afortunado había sido-, había ganado el reconocimiento de la autoridad de la casa, su padre. En este caso arteba funciona como la casa del padrearte que seleccionaba a sus hijxs para ver cuales poseen “el talento” y obviamente cuales no. Este reconocimiento les brindaría una protección ante la duresa financiera de ser artista sin los contactos necesarios y claro, ganarse el amor del padre, un amor que requiere de méritos, es decir un amor muy poco amoroso, mas bien una transacción de pulsiones. Esta creencia en arteba como padre deja ver cierto dispositivo de perpetuación de la cultura patriarcal. Y es que muchxs aun no superan sus primero traumas, un trauma muy común que nos atraviesa a tods, el de querer tener la atención de nuestros padres, y encontrar en esa atención la gratificación de auto-percibirnos como “especiales”. Al no ser saciada esta necesidad en las etapas primigenias del ser, vuelve a florar en diversos aspectos de su vida, si este no presta atención. Lo cual lo llevara a buscar constantemente la aprobación en el exterior, para validar la percepción, de su propio y especial interior. Es decir “valgo lo que ls demás dicen que valgo”. Esto le lleva a la creencia de que necesita ser “validado” “legitimado” por el exterior.

Acompañado a esto viene la exteriorizacion de la creencia de que estas “legitimaciones” pueden tener forma de ferias, becas, museos o de blogs como comentaron aquí anteriormente. Borys Groys decía que “Nuestra imagen de la realidad depende de nuestro conocimiento del museo” entendiendo que gran parte de los artistas aun creen en la historia como un dispositivo de confirmación del plano de lo que se denomina como “realidad”. Esta percepción ingenua de este tipo de literatura, como es la historia, conlleva a que las personas crean, en la historia del arte que plantea el museo, otra gran institución patriarcal, y a través de esta creencia forman su realidad exterior. Entonces podemos llegar a ver que para mucha gente arteba definía su conocimiento de la “realidad”. Que ser artista era que te compre una obra un juez o algunas otras tantas pobres interpretaciones de lo que la experiencia artística puede ser. En este punto planteamos que, para mucha gente, arteba, si es, un plano de definición de su realidad exterior : 0, y no solamente un par de chetos haciéndose los piolas, como muchos han advertido. Lo cual es un poco desafortunado y otro poco no, porque también es muy divertida toda la performance para quienes podemos tomar cierta distancia de lo que estamos viendo. Entonces mientras tanto en esta espera infantil, letárgica, pero no por eso carente de gracia, no seria mejor cambiarle el nombre a artepa en vez de arteba?