Creo que a esta altura debemos dar por descontado que el diario La Nación es, en principio, un medio ‘oscuro’. Cuando me refiero a esto, corro el peligro de caer en la incorreccion politica por lo que por ‘oscuro’ quiero decir ‘opaco’. Por ejemplos, durante estos ultimos dias, mientras la Argentina se encamina hacia el abismo financiero y sanitario, La Nación invierte páginas enteras en editorializar las opiniones vertida por Juanita Viale y ese es tal solo un ejemplo. Otro ejemplo que tiene más directamente que ver con los objetivos de este blog fue un editorial, pésimamente escrito, publicado el 29 de agosto en donde el centenario diario marca su posición respecto al escándalo de ArteBa. Esto es hecho de una manera tan confusa que hasta parece una suerte de pedido de disculpas (sin jamás hacerlo) de la Fundación ArteBa.

Al respecto dice: ‘ Distintos medios periodísticos nos hemos hecho eco de la situación que atraviesa la Fundación arteBA, cuyos últimos dos presidentes renunciaron en un breve lapso a sus cargos para “facilitar al consejo de administración la toma de decisiones que considere más apropiada”. ArteBA es una fundación privada, sin fines de lucro, en pleno derecho de conducir sus asuntos con independencia, según su propio criterio, dentro del marco de sus estatutos y objetivos de creación, que datan de 1991. Fueron sus fundadores un grupo de argentinos interesados en las artes plásticas, preocupados por brindar un marco adecuado, hasta entonces inexistente, dentro del cual galeristas y pintores pudieran acceder a un mercado más amplio en el que ofrecer obras de arte contemporáneo’. El primer problema que plantea este parrafo es la absolutización de la idea de ‘pleno derecho de conducir sus asuntos con independencia, segun su propio criterio’ ya que no nos olvidemos que la Fundación ArteBA recibe todo tipo de subsidios estatales por lo que dicha independencia nunca jamás puede ser absoluta.

Luego continúa: ‘ El éxito de la iniciativa, resultado de un encomiable y desinteresado trabajo en equipo, ha llevado a arteBA a jugar un papel sustancial en el proceso de crecimiento y desarrollo del mercado de arte contemporáneo y de la cultura del país. Convertido en un elemento más del ecosistema cultural, la oferta plástica argentina llega a un público creciente: una gigantesca galería de arte que recibe miles de visitantes que en su mayoría no son asiduos cultores de estos paseos. Muchos marchands destacan que allí venden, durante los pocos días de la tradicional feria, más obras que durante el resto del año. No ha sido por obra de la casualidad, sino merced a criterios de selección seria y cuidadosamente aplicados, con el énfasis puesto en la profesionalización de los participantes’. Acá tenemos otro problema y tiene que ver con la desinformación ya que la acusación de la Presidenta renunciante es que el ‘sin fines de lucro’ de la Fundación se ha transformado en el ‘lucro del financiamiento de un estilo de vida fabuloso de una estructura burocratica’ que, perversamente, La Nación aquí califica como ‘desinteresada’. A esta altura este editorial está escrito para desdecir a Amalia Amoedo.

Sin embargo, donde la nota se vuelve realmente confusa es cuando dice: ‘La labor de quienes, desde el año de su fundación, trabajan, literalmente, por amor al arte, dedicando su tiempo y su entusiasmo, debe ser en justicia también reconocida. Resentimientos basados en prejuicios infundados o en la necesidad de teñir con colores oscuros, por razones ajenas a una evaluación racional de su valioso desempeño, conspiran contra lo que hasta ahora ha sido una historia de éxito, ejemplo de un magnífico trabajo de la sociedad civil. Será seguramente también tiempo de revisar los valores a la luz de un cambio de época que demanda legitimación y consensos para nombrar dirigentes, extremando cuidados y elevando estratégicamente los estándares institucionales’. Qué significa esto? Que la decisión de remover al pejerto esta motivada por el ‘resentimiento social’ y la voluntad de ‘dañar’ a gente bien intencionada que escribe mensajes racistas, clasistas y sexistas sólo porque es buena. Se está transformando La Nación en lo que la familia Mitre en la persona de Esmeralda? J A T