ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE PETUNIA

Historias de jueces y empleados judiciales hijos de puta tengo muchas. VAn dos de muestra, nomàs.

El padre de un experiodista de judiciales de Clarín, uno que tiene también un hermano que hace periodismo deportivo, era juez en lo penal. Más de una noche pasaron este hombre y sus hermanos, de pibes, con la mamá sentados en un banco de plaza. Porque el padre, afamado juez de doble apellido, se mamaba , pelaba una pistola y amenazaba matarlos a todes porque la vieja habia quemado la cena. Trompadas, tirones de pelo, patadas, así los crío el juez de excelsa fe católica.

Otra, secretaria de juzgado en Ciudad, lleva 20 años pensando que le hackean el mail cada vez que le entra un mail de publicidad. No le alcanzaban los días de licencia para ir a comprarse cosas a Chile con la guita que le entra por izquierda en el juzgado.