ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

Lo que es seguro es que en 2023 el jefe de gobierno porteño será el traidor a la Patria, vendedor de la soberanía territorial argentina, Martín Lousteau. Qué tipo hijo de mil puta, ese…

Presidente, falta para definir. Puede ser Alberto, puede ser Cristina, puede ser Vidal… a esta altura hasta podría ser Carrió. ¿Massa? Nacido para segundear.

Hoy pensaba en el enfoque de la pandemia, desde la estrategia política.
L*rreta pide aperturas, para conformar a su vulgo. Pero, y conociéndole como el suicida de Favaloro y sus antecedentes en vaciamiento y desinterés en la salud pública, él quiere que los contagios estallen. Tiene el aparato mediático a su servicio para que ninguna cagada le salpique: siempre la culpa será del Presidente. El discurso mediático repite y repetirá eso siempre. Sino fijate cuando CABA cortó el agua en la Villa 31, o la demencia de hacer “escuelas cyber”: tuvo que salir Nación a hacer el tendido de agua, y a repartir netbooks desde el Ministerio de Educación, para no seguir apilando contagios.

Pero, por otro lado, toda apertura en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pasa por una aprobación del Poder Ejecutivo Nacional. Por ende, toda apertura en CABA también tiene mano porfiria. Tal vez también por el mismo motivo, el de echarse la culpa por el potencial de fallecimientos, y así cimentar la campaña legislativa del próximo año (si hay elecciones, recuerden la amenaza/advertencia del zar cabezón del peronismo).

Se está empezando a picar, el territorio urbano. Hoy la policía de Moreno cagó a corchazos de goma a vecinxs que fueron a protestar porque no buscan al principal acusado de asesinato de una piba de 14 años. Ta, la gente apedreó la comisaría y prendió neumáticos… calculo que es algo entendible, si sabes que la yuta sabe quién la mató y no lo están buscando. De yapa, oficiales de civil detuvieron al menos a dos personas presentes y les acusaron de ser asesinxs de la chica. Unos campeones de la bajeza y la inmundicia. No entiendo cómo Sergio Berni aún no está bajo juicio político.

Está tenso, está picante, y más allá de la pandemia se arrastran muchos años de postergaciones y miseria. Ya se respira un aroma a saqueo de diciembre, pero enbarbijadxs.