ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ITO

Son dos cosas distintas: la gestión de su negocio y el estado del sistema de salud. Pueden tener coincidencias pero no veo que uno se causa del otro.

El señor B creo su negocio con plata de origen muy dudoso (sería bueno investigar). También puede ser un explotador y muchas otras cosas. Pero la necesidad de integrar verticalmente su negocio (Prepaga + clinica + seguros) es una tendencia en el mundo por la estructura de costos. Káiser Permanente, Mayo Clinic o Blue Cross Blue Shield en USA. Y los salarios leoninos son parte de explotación que tiene todo el sistema de salud (y para eso la publicidad y muchas actividades donde los que ingresan son esclavisados). En un negocio tan grande el beneficio de los seguros, las ventajas financiera y la integración vertical tienen peso y dan una ventaja.

Si eso le da por un lado un refuerzo sistémico para crecer más rápido que otros y por otro lado tener un tamaño que le permite ejecutar injusticia es otra cosa. Es el mal uso de los beneficios de su modelo y la pobre regulación.

El problema de fondo es un sistema gestionado para maximizar retorno de drogas lo que orienta todo el sistema a aplicarlas siendo estas más caras todos los años. Y haciendo el sistema inviable.

Pero el estado de la salud no es malo porque hay tipos como estos necesariamente. Empeoran pero no son causa.

un sistema de costos crecientes de manera linea año a año, empujados por un modelo de cura farmacológica, no de prevención, que a nivel público se des-financia, plagado de corrupción y sobre costos está destinado a erosionarse estrepitosamente.

Comparto 2 anécdotas para reflejarlo:

– hospital público compra sistema de Purificación de aire para quirófano y proveedor “contratado” a dedo para instalación lo pone al revés (purificando un patio)

– pacientes del pami son dejados forzosamente en terapias intensivas porque proveedores cobran por día de internación (euthanasia de la corrupción)

Este es un reclamo de una clase media empobrecida que creía tener en pesos una prepaga europea y ahora reconoce que está perdiendo esa ilusión. Que la angustia no nuble la realidad. Es un ser despreciable pero su incidencia en la decadencia del sistema es baja.

Es un síntoma de un país que se lo están diciendo bandas… pero que deja a la gente cada vez peor. Un verdadero reclamo no se quejaría de un desgraciado como este sino de todas las magias que viven de negocios con hospitales públicos, obras sociales gremiales, art, medicamentos truchos, licitaciones arregladas, etc.