ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE CATU

El abogado de un grupo de damnificados del Buquebus, me contó que la fiscal ya cuenta con pruebas de que Singerman, el sobrino Belocopitt, Mateíto, hijo de Hadad, y otro amigo de los chicos, fueron subidos al Buquebus por presión directa de Belocopitt, quien así se ahorró los mangos (!) que le hubiera significado mandarlos por tierra vía Fray Bentos o en un vuelo sanitario.

Buquebus sabía PERFECTAMENTE cuál era la situación de las criaturitas y ni siquiera se tomó la molestia de aislarlos (en el ómnibus en el que viajamos como perejil en maceta), o mandarnos a todos en un ferry más grande.

¿Que por qué Buquebus aceptó subirlos?

Porque Belocopitt es el asegurador médico de Buquebus; el mismo que ahora tendrá que indemnizarnos a unos cuantos.