ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE BROMANCER

Tengo dos amigos de años, técnicamente heteros (uno con 3 hijos, el más romanticón, el otro se coge a cuanta mina puede), muy chongos y deportistas ellos. Durante 2 décadas, en determinadas y otrora frecuentes circunstancias, hemos tenido situaciones, digamos, íntimas. Siempre de a uno, si bien se conocen entre ellos. Demás está decir que el 90% de las veces me los he tenido que coger, y se prenden al sogán como si le estuvieran rezando una novena a la Desatanudos. Después de esos encuentros, en general dejaban pasar unos días y luego se comunicaban como si nada, a veces hasta hablando de fútbol, con cara de yo no fui. Cuando les he comentado de esta nueva tendencia (bue, nueva seria una forma de decir) dándole el nombre de “Bromance” se terminaron riendo, ya que obviamente no pueden negar nada, y argumentando que lo hacían porque “son amigos de verdad”. Fuera de esas historias, que con el correr de los años se han hecho menos frecuentes, realmente son gente cercana y muy querida con la que se puede contar. Incluso hemos compartido salidas, ellos con sus acompañantes mujeres y yo con algún novio. Siempre los jodo con que de viejos me los voy a llevar a vivir conmigo. Me matan de ternura.