ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE GUSTAVO PABLOS PARA BARBARIA

Luego de 10 años, Wikipedia modificará su aspecto y su interfaz. En estos días se implementarán los primeros cambios hasta llegar a su versión definitiva a fines de 2021, coincidiendo con su vigésimo aniversario. Patricio Lorente publicó este año El conocimiento hereje. Una historia de Wikipedia, libro en el que recorre la historia de esta enciclopedia: su organización y funcionamiento, el criterio para publicar nuevos artículos o corregir los existentes, el crecimiento de su confiabilidad y su impacto en la educación, la cultura y la política.

Desde su aparición en 2001, Wikipedia no ha parado de aumentar su presencia en la web y fuera de ella. Con más de 50 millones de artículos en 300 idiomas, su lógica de desarrollo ­—colaborativa, solidaria y horizontal— es una garantía de crecimiento permanente, algo que confirma sus 20 ediciones por segundo, 1.175 por minuto, 70.500 por hora, 1.692.000 por día.

Con los años cada vez ofrece entradas de mayor calidad, que superan a las de las enciclopedias tradicionales, y eso ha llevado a que universidades e instituciones culturales la utilicen para difundir sus producciones y sus colecciones, como el Museo Británico o el MET de Nueva York. Además, en un ecosistema donde ha empezado a prevalecer el pago para acceder a pequeñas cápsulas de contenido, Wikipedia es gratis y funciona sin publicidad. ¿El secreto de su mantenimiento? La existencia de millones (sí, millones) de mecenas de todos el mundo que contribuyen con la Fundación Wikimedia.

«Wikipedia es la obra de consulta más importante de la historia de la humanidad, es imposible ignorarla», afirma Patricio Lorente, fundador de Wikimedia Argentina y presidente entre 2015 y 2016 del consejo de administración de Wikimedia Foundation. En su libro de reciente aparición, El conocimiento hereje. Una historia de Wikipedia, analiza la arquitectura y el funcionamiento de esta inmensa enciclopedia virtual, da ejemplos de cómo participan los usuarios para enriquecerla día a día, y además despeja dudas sobre su confiabilidad.

La clave de Wikipedia es que cualquiera puede consultarla y a su vez convertirse en colaborador: creando un artículo nuevo o modificando uno ya existente, agregando o cambiando información, anexando enlaces o discutiendo una definición. «En principio no hay jerarquías, y tratar de hacer valer cualquier pretendido rango de autoridad en una discusión -antigüedad, cantidad de ediciones, condición de bibliotecario, credenciales académicas- será inmediatamente reprochada por los demás wikipedistas —comenta Lorente—. Por supuesto, como en cualquier comunidad, hay una circulación de prestigio que se basa en todas esas circunstancias, pero que no puede hacerse valer de manera explícita».

Ahora bien, ¿qué es lo que se publica? Hay una serie de principios que regulan su política editorial y orientan acerca de lo que se considera enciclopédicamente relevante, además de ofrecer pautas sobre la metodología para buscar y consultar fuentes y así asegurar que todos los puntos de vista sólidos sobre una entrada estén representados de manera equitativa. “Esta idea de neutralidad no se logra cuando un editor neutral escribe sobre un tema, sino cuando lo hacen múltiples editores con distintos puntos de vista”, escribe Lorente. Casi siempre se produce una suerte de «autorregulación», que posibilita que el proyecto supere el calificativo de «poco confiable» que se le suele adjudicar.

¿Y qué sucede en los casos en que dos o más wikipedistas no se ponen de acuerdo? Hay cuestiones que generan polémicas, como por ejemplo la nacionalidad, la religión y el futbol. Esas diferencias suelen desembocar en lo que se denomina guerra de ediciones, que es cuando unos buscan avanzar en una dirección, otros borran esas versiones y restituyen las anteriores y van por otro lado (Wikipedia almacena todas en el Historial y cualquier puede recurrir a estados anteriores). A esto le añaden las versiones diferentes de acuerdo a cada país o región, como la Guerra de los cien años, la independencia de Cataluña o Malvinas, entre muchísimo otros.

Un papel destacado lo cumplen los bibliotecarios: «son como cualquier otro usuario pero que por votación han obtenido el crédito necesario para detentar ciertas facultades de administración, y de este modo pueden bloquear usuarios disruptivos o proteger páginas que están sufriendo vandalismos», dice Lorente. La enciclopedia cuenta con 70 bibliotecarios activos en toda Iberoamérica, con perfiles muy diversos que aseguran la pluralidad de criterios y opiniones.

El hecho de que exista una Wikipedia para cada país, ¿permite atenuar la disparidad? Pienso en algunos conflictos históricos o políticos mencionados en el libro, como los de Serbia y Croacia o los de España y Cataluña.   

Lo que sucede es que Wikipedia tiende a representar los sesgos existentes en una comunidad lingüística. Si el conflicto por la independencia de Cataluña tiene una importancia significativa entre los hablantes de Catalán, la Wikipedia en ese idioma tenderá a representar ese conflicto de manera más acentuada que en el resto de las Wikipedias. Esto no tiene que ver con la confiabilidad de los contenidos, sino con un enfoque no ingenuo sobre la neutralidad.

Para bajar a ejemplos concretos del país, pienso en algunas situaciones que generaron dispuestas bastante tensas. Por ejemplo el conflicto del campo en 2010, el debate por la legalización del aborto y la confrontación que genera el uso o no del lenguaje inclusivo. 

El desarrollo del artículo sobre el conflicto entre el sector agropecuario y el gobierno de entonces fue una experiencia particularmente interesante, porque hubo wikipedistas de mucha experiencia con visiones distintas sobre el tema que asumieron de inmediato el liderazgo de esa dinámica. Lo que muchas veces sucede con los temas conflictivos, es que las voces más activas son de nuevos wikipedistas que ingresan para cubrir ese tema con su enfoque, y al mismo tiempo que tratan de desarrollar los contenidos, aprenden la dinámica de la enciclopedia. Y naturalmente, se enojan con quienes no comparten sus puntos de vista. Y hasta que descubren que deben negociar con argumentos basados en fuentes de calidad externas a Wikipedia, se invierte mucha energía en una suerte de pelea callejera. En el caso de aquél conflicto, los usuarios nuevos que ingresaban impulsados por mejorar una u otra postura, se veían representados por wikipedistas de experiencia que ya estaban trabajando, y entonces la etapa de la pelea se superó casi desde el principio por instancias de negociación y discusión que permitieron desarrollar un artículo de enorme calidad. La discusión sobre la legalización del aborto fue un poco más desordenada, pero nada que no sea habitual en Wikipedia. Respecto del lenguaje inclusivo, la Wikipedia en español difícilmente vaya a utilizar la «e» como género neutro en el corto plazo, pero pensar que el concepto de lenguaje inclusivo refiere sólo a eso es simplificar la cuestión. En nuestras comunidades lingüísticas hay un esfuerzo consciente y extendido por evitar el masculino genérico y eso seguramente se va a notar en la redacción de la enciclopedia sin que eso implique necesariamente usar la «e».

¿Cuáles son las posibilidades de crecimiento de Wikipedia? 

Es difícil pronosticar el futuro, especialmente en un entorno que cambia tan vertiginosamente. En mi opinión, si bien las iniciativas de creación y curaduría automática de contenidos mediante grandes bases de datos e inteligencia artificial van a muy importantes, Wikipedia tendrá un futuro promisorio si logra seducir a nuevos usuarios para hacer crecer su comunidad de voluntarios y al mismo tiempo renovarla. Si, en cambio, la comunidad de wikipedistas decrece sostenidamente, no habrá inteligencia artificial capaz de reemplazarlos. Ése es su principal desafío.

 

El conocimiento hereje. Una historia de Wikipedia

Patricio Lorente

Editorial Paidós

216 páginas

2020