ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

Aparentemente llegó a concejalx por ser influencer. Es decir, traccionó votos desde redes sociales virtuales… redes no concretas, ni “de la calle”, ni de la política in da field. Independientemente de su cuerpo o que sea desde su discurso fitness, es influencer virtual, y desembocó en la política activa, con un sueldo de un Estado.
Lo que lenta pero imparablemente se está construyendo en el mundo es una realidad: la gente influencer será quien gobierne de acá a diez años.

No me iré al campo político, sino educativo.

Hoy, el sistema educativo obligatorio en Argentina tiene a una enorme cantidad de docentes que fueron entrenadxs para ejercer en un aula, en un espacio físico, real. Pero bueno, pandemia. Hace años que vengo pensando en algo, que este año se concretó con la obligada “educación a distancia”, y es el gag de los Simpson en que Troy McClure “educa” desde una pantalla patrocinada por Pepsi, y pregunta al aula: si tienen 3 Pepsis y beben una, cuánto más se refrescarán?, y un pibito dice “Pepsi?”, y aprobó. Ya fue.
Pienso en, ¿cuánto falta para que se ahorren de pagarle muchos sueldos miserables a miles de docentes, y le paguen un dineral a un solo boludo, influencer, que imparta un conocimiento vertical, hegemónico, que garantiza que la misma cosa le llegue a millones a la vez?

Atarían muchos cabos a la vez, que en el aula, afortunadamente, no están atados. Matarían la espontaneidad, el debate, el roce humano, la particularidad de cada docente y estudiante. Y, de paso, bajarían línea masiva, acorde a quien ponga la torta.

Porque, posta, siento que la pandemia actual es un trailer de la película. Es probable que esto vuelva a pasar, y peor. Y entonces, ¿querrán bancar a lxs educadorxs? ¿No sería más fácil pagarle a una sola persona, que incluso lxs pibxs veneren, y ya está?

Lxs influencers por ahora están tranca: lxs medio pelo capaz se conforman con publicidad e intercambio, pero lxs grandes cobran en dólares. Ya han saltado a la política, también. La educación siempre es campo de experimento en naciones tercermundistas porque, total, qué mierda importa eso, ¿no?.
¿Cuánto faltará para que El Presto le de clase a tus crías?

Lo preocupante es la desconexión que tienen estas personas de “la realidad”, del espacio palpable, del roce verdadero. Detrás de una pantalla, un filtro y una buena edición, son dios. Adentro de un aula o un recinto, se hacen caquita encima. Pero… si el campo real ya no opera, el virtual se lo terminará de devorar.

Y, volviendo a la política y también citando a la educación, eso es un peligro. Que las decisiones políticas estén en manos de personas que solo saben contar likes es preocupante.