ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LJO

Cuando veo el listado de personas a las que Macri le espiaba sus conversaciones telefónicas: hermanos, cuñados y hasta socios políticos, me doy cuenta que este tipo está muy enfermito, tiene una necesidad de control y reconocimiento tremendas, que culminan con lo que para él implica ser presidente, pero no cualquier presidente: él necesita ser amado y respetado por todos, de ahí su furia encolerizada cuando le dicen que la cagó. Él no pudo haberla cagado, a lo sumo generó expectativas muy elevadas, que fue como explicó los errores de su gobierno esta semana. Es Esmeralda Mitre pero más sobrio y en otro ambiente: ambos aplican a trabajos para los que no están preparados, son incapaces de reconocer un error, les da una ira profunda que alguien se atreva a criticarlos y tienen un problema no resultó con el padre y los hermanos, como que odian ser desplazados. O te rendís a ellos o te odian eternamente. Eso no hace a los hermanos buenas personas, pero por lo menos no necesitan resolver sus angustias y delirios ocupando lugares públicos. Y tampoco significa que CFK o Alberto sean buenos políticos, solo que es increíble que aún haya gente que confíe en este idiota y no se dé cuenta que cuando gobierna lo hace pensando en su bolsillo y en cómo cagar a aquellos que no ven el ser excepcional que él cree que es.