Finalmente renunció Julia Converti a la Gerencia General de la Fundación ArteBA. Sin embargo, algunas cosas extrañas están ocurriendo a las que este blog no solo tiene que hacer referencia sino que tambien tiene que someter a su habitual análisis. En primer lugar y aunque parezca mentira, el hecho de haber renunciado (o, mejor dicho, de que haya sido despedida) es raro porque esto es algo que dicha institución debió hacer inmediatamente despues de la efímera presidencia de Lynch, como jugada fallida tanto de Converti como de Alec Oxenford quienes en su momento funcionaban como Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Tras ese intent fallido su poder se licuó y pasaron a ser Harry y Meghan…gays. El hecho de que se haya esperado hasta hoy para rajarla no habla de la debilidad de Converti sino de la institución o, mejor dicho, de los limites de los compromisos que sostenian a Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. La primera pregunta, entonces, es qué pasó entre la partida de Amoedo (momento de fortaleza del tandem Oxenford-Converti) y la renuncia de ayer. En segundo lugar, si bien Converti tuvo que renunciar porque su presencia era insostenible para los galeristas quienes abiertamente acabaron repudiandola por sus maltratos, favoritismos y corruptelas (por ejemplo, llevar importantes coleccionistas a determinada galería amiga -Benzacar- quien posiblemente le daba un tajo de la comisión ignorando al resto que habia pagado religiosamente su stand). Esta mala reputación hizo que fuera insostenible para Oxenford quien era uno de los pocos que venía apoyandola pero que decidió no seguir haciendolo porque se veía arrastrado él mismo por la debacle. No obstante esto, Oxenford se separa de Converti demasiado tarde ya que el costo que ambos generaron a la institución es casi irreversible a no ser que renuncie la totalidad del directorio y convengamos que el resto le van a pedir a él que de un paso al costado. En tercer lugar y de manera más importante, porque el intento de mantenerla había impedido que la institucion pudiera seguir adelante con su normal funcionamiento aunque tal vez, con el ‘new normal post-pandemic’ es posible que ese normal funcionamiento nunca ocurra.

Respecto del primer punto, el escandalo suscitado tras la renuncia de Ama Amoedo atrajo la suficiente atención del gobierno K como para que la debilidad politica en la que la institucion quedó tras la partida de Juliana Awada (una suerte de Madame de Pompadour iletrada que favoreció discrecionalmente a sus ‘amigos’: Orly Benzacar, Alec Oxenford y la mismísima Converti), Avelluto (el Ministro de Cultura de la Nación en tiempos de Macri que operativizó dicho favoritismo) y con un Avogadro (Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires) sin recursos como para ‘tirar Manteca al techo’ la transformara en un flanco debil de corrupcion macrista. Hoy en día, en el Larretismo gente como Converti u Oxenford restan y mucho. Dicho de otro modo, con Covid, sin fondos y sin subsidios oficiales, el unico lugar al que Converti podia acudir para seguir ganando guita por hacer muy poco -como durante los últimos veinte años- eran los galeristas. Estos, obviamente, pusieron el grito en el cielo y Ama Amoedo intentó hacer algo (aunque no mucho) y el tandem gobernante de la Fundación la despachó. El problema ya no era Amoedo sino el modelo de negocios de la supuestamente autosuficiente ArteBA que probó no ser tan liberal ni autonoma sino depender del favor estatal. Al carecer de sus habituales subsidios, la misma tenía que hacer reformas estructurales profundas que seguramente acabarían con las prebendas que justificaban los acuerdos que sostenian a Converti. En ese punto y con la lupa sobre las cuentas, la situación de esta muchacha (y yo creo que de Oxenford tambien) era insostenible.

Lo cierto es que las Inspección General de Personas Jurídicas osea el ente que regula las sociedades está investigando las maniobras vinculadas con los ingresos que tuvieron durante los años del Macrismo y antes tambien. La renuncia de Converti se produce en medio de estas investigaciones y esto es algo que no se debe perder de vista. Esas irregularidades fueron lo que la hicieron caer, no Amalia Amoedo y su renuncia. Ademas, no renunció sino que lo que se está hacienda es intentar sacarla de la mejor manera posible como para no generarla mas costo a politico ya no a la Fundación sino al Macrismo.

El problema más inmediato es que nadie quiere agarrar la Presidencia y a esta altura esto es un serio problema. Se la vienen de ofrecer a Estevez de Bunge y Born y la rechazó. Por esto, están planteando que van a entrar en un estado de transición y van a reorganizar la Fundacion para que funcione desde un punto de vista ‘administrativo’ sin alguien que la dirija. Dicho de otro modo, el bochornoso Consejo de Administración se hará cargo de la institución en su peor momento frente a la realidad de que nadie quiere poner su nombre dado el desprestigio en el que la hundieron.

Aca vamos al próximo punto que es la decision de Oxenford de no seguir apoyandola y el modo en el que se ha operado una serie de apoyos como movimiento de cierto sector como, por ejemplo, Victoria Noorthoorn que no olvidemos que no solo ha favorecido en su museo a la galeria de Benzacar sino que tambien es parte del gobierno que dió las prebendas que Converti gastó no solo discrecionalmente sino posiblemente ilegalmente. El apoyo público de Noorthoorn tiene que entenderse como una bajada de línea del macrismo debilitado que no puede permitirse una salida en peores términos porque a esta altura Converti mancha todo lo que toca. La misión ahora es la de limpiar a la practicamente ilimpiable Converti.

Lo que yo creo es que hasta que la Fundación no resuelva dar un paso atrás y por esto me refiero a toda la comisión directiva, en su mayoría compuestas de mequetrefes, ArteBa va a seguir el mismo proceso de todas esas instituciones que arribaron a un estado decadente y no pudieron recuperarse. Sería importante que renuncien todos y que la institucion crezca con gente nueva e ideas renovadas. Sin embargo, entre tantos mediocres esto es casi imposible de que ocurra. J A T