ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ELVIS MUERTO

Quizá lo más cierto de todo es que este asunto de “La Faraona” es una boludez.
Quizá porqué todos acá conocemos a todos acá.
Quizá, a pesar de come mierdas, crecimos y entendimos algunas coas.
Pienso en Foucault, porque es la mejor herramienta de pensamiento que pueda ser aplicada en este caso.
Quizá nosotros, los argentinos, estamos cansados de la Tia Nelly.
Porque lo que hizo La Faraona es MUY Tia Nelly.,
Por qué?
Es muy semejante.
La Tia Nelly se levantó como gigante haciendo humor que ahora es realmente no aceptable.
La Faraona, otro pobre hijo de vecino, y toda su voluntad de poder y fama, hizo chistes, si queremos decirles chistes, de niveles inaceptables, en su conventillismo de puto en la Argentina; realmente entregado a la gran audiencia correspondiente a su deseo (estúpido).
Marce, de Bolivar, sigue, no obstante, dando vueltas por ahí.
El humor de los distintos shows de la Tia Nelly es algo que no podemos discutir ahora.
Sin entrar en una apropiada critica y análisis, todo lo que expone el show de la Tia Nelly son las bajezas del espíritu del argentino medio.
Al decir esto digo: machismo, presunta homosexualidad, que entonces seria, presunta bisexualidad, estupidismo, machirulismo, etc, etc.
Si vemos a la Tia Nelly caminando a la calle, qué pasa?

La Faraona es otra estúpida. Muy semejante a la Tia Nelly.
Por qué?
Ese humor de la Tia Nelly en sus grandes épocas humoristas era un humor realmente sesgado y dado por una especie de convalecencia.
El sesgo de este humor, o su genealogia, cual es?
Podemos entender que el origen del humor es lo inconsciente, lo inaceptable, lo que se torna consciente y entonces chiste.
Qué pasa en el inconsciente?
Para responder esto, dado el caso, prefiero mitigar la historia de los shows de humor de la Tia Nelly.
Se trataron en estos shows (de manera humorística) temas como: machismo, misogisno, homesexualidad, o bisexualidad, (en cuanto es siempre un critica heteronormante al parecer), y luego al wannabeismo y tantas estupideces relacionadas al comportamiento humano argentino.
De acuerdo a la conciencia colectiva actual, todo esto no puede ser considera ya de buen gusto.
Entonces se puede entender la comparación con el caso de La Faraona; es realmente semejante al caso de la tia Nelly.
La gente odia los chistes que uno y el otro entendieron hacer o representar; y ahora, no los aceptan más de ninguna manera.
La tia Nelly y su gran equipo estuvieron muchas temporadas haciendo una especie de humor sobre la homosexualidad o algo así (“Me la como y qué?).
La Faraona, en su pequeño mundo, parece que se desatormentó en hacer humor sobre el pedofilismo.
Ahora bien, es la Tia Nelly un homosexual hoy día?

Parece ser que acá se entendieron algunas cosas, y dado el ejemplo historíco de la Tia Nelly, la audiencia no deja pasar pasar algunas cosas.
Aunque es paradójico: ningún cristiano permitirá un segundo Cristo.