ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

Ayer me acordaba cuando en los 90s la canción “Flaca” de Calamaro estaba censurada en las radios. Un horrible y atonal timbre sonaba sobre la palabra “PORRITO”. Y que incluso tuvo que comparecer ante la justicia por sugerir que era una linda noche para fumarse uno.

El parámetro de “justicia” y de castigo mediático cayó, con las décadas. Si Cirio twitteaba algo como lo que dijo pero en los 90s o antes, pasaba una de dos: o le ofrecían ser seminarista de iglesia católica, o lo juzgaban fuerte, en la corte.

El eje “justicia” está gastado, sucio y como sistema constitucional no funciona. Y así la acción de juzgar se corrió al mundo virtual y a la masa de gente: el linchamiento mediático o empírico, el “dejar de seguir”, no pagarle más una entrada a un músico, o hashtaguear hasta el cansancio, entre otras prácticas.

De todas formas, Cirio seguirá ahí y su lugar ya lo tiene, como mucho se modificará para caer mejor parado, pero nada más.