ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ELOY

No me meto con la obra de Cantini que me parece correcta pero no me conmueve… con el tema de las relaciones de amistad entre gays creo que en los 80’s había un sentido de colectivo ante la amenaza inminente de la muerte que en los 90’s con el avance neoliberal y su negacionismo de la muerte a través de su culto a la evasión de la frivolidad y el consumo se disolvió y quedó totalmente atomizado. Lo que antes era unión en la desesperación ante el temor pero no por eso sin amor pasó a ser un sálvese quién pueda afín a ese mundo neoliberal hiper individualista donde el otro es una amenaza.. Hoy todo ese proceso de deshumanización es más sofisticado y la unión generalmente se da en los términos de conveniencia e interés que dicta el mercado, la competencia intra “comunidad gay” es cada vez más feroz y las marchas del orgullo más que un acontecimiento político son un muestrario exhibicionista de vanidades desesperadas por asimilarse a esa masa amorfa que es la sociedad de consumo… Hoy sería imposible imaginar a tres putos como Urdapilleta, Barea y Tortonese conformar algún tipo de confraternidad que trascienda lo meramente comercial, ahí están los insípidos influencers para demostrar que sólo existe la amistad mientras facture y no implique ningún riesgo para la propia fama, a Cirio lo dejaron todos sus “amigues” totalmente solo… la competencia, el “wannabismo”, la envidia y el egocentrismo nos desarticula más que el Sida y nos hace aislarnos cada vez más en un mundo que hoy más que nunca nos quiere justamente neutralizados y solos…

Por eso no extraña que la amistad haya quedado reducida a un simulacro virtual movilizado más por estrategias para la visibilidad personal que para la supervivencia colectiva…

 

View this post on Instagram

 

@pastogaleria @cesar.abelenda

A post shared by Gustavo A. Bruzzone (@gustavobruzzone) on