ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE CUALCA

Hace muchos años leí un libro sobre adopción de Eva Giberti que ayuda mucho a entender el problema padre e hija adoptiva que encima en este caso viene lleno de aditivos. Puede haber todo el amor y buena voluntad del mundo pero no puede pensarse la relación padres e hijos adoptivos como la que se establece con los de sangre, ADN o como quieran llamarlo.

Los padres e hijos de sangre pueden ser excelentes, buenos, maso o de lo peor, sólo estoy diciendo que los parámetros a tener en cuenta son diferentes y en muchos casos especiales por lo tanto requieren sobre todo durante la adolescencia de mucha ayuda para ambas partes.

Debo decir que a mí esa lectura me asustó bastante, por eso creo que no se debería opinar livianamente, la adopción no es para cualquiera de hecho son muchos más de lo que creemos los niños que son devueltos.